Cuquis Hernández
Cuquis Hernández

Lágrimas, risas y amor… legislativas

 

Bienvenidos a un capítulo más de…lágrimas y risas:

Cual capítulo de una historia de la colección de novelas Lágrimas, risas y amor, aquellas historietas románticas que se publicaron entre 1962 y 1995 y de cuyas ficciones, muuuy de la vida real, se conocieron algunas bastante populares como El Pecado de Oyuki o el drama de Yesenia, en la sesión de este martes en el Congreso estatal se escribió una muy propia, entre lágrimas, risas, drama, de amor y otros demonios.

Y es que hoy…. (…se tuvieron que despedir tres diputados suplentes, Luis Magallanes Salinas, del PAN, Perla Mariana Esparza Guzmán del PRI y Antero Junior González Frayre, del Morena).

Y todo en esta emotiva, pero emotiva despedida se resumió la frase recordada por Pedro Martínez de aquella, por cierto bella canción: “Tantos siglos, tantos mundos, tanto espaciooooycoincidiiiirrr”.

La trama de la novela iba normal. Ya la sabe estimado lector, pase de lista, lecturas de las actas anteriores, correspondencia, el orden del día y así, hasta llegar al momento cuchicuchesco, ternurón, de la sacudidera de emociones, d’esas que sacan agüita de los ojitos. Y tooodos fueron amigos, casi hermanos y se juraron amor eterno-para toda la vida.

Y fue, como usted bien sabe estimado compañero, una de esas bonitas sesiones que tanto gustan a los diputados porque no están en el tedio del trabajo, sino que les viene bien –siempre—un rato de relax, y ya que la presidente ‘Navidá’ Rayas anunció al inicio de las despedidas, todos agarraron el “coto” desde antes.

Y bueno, para que no se pase un bonito episodio de risas, le contaré que doña Navidad resulta bien tierna a veces, porque de pronto se le traspapelan sus órdenes del día y luego no sabe si va en el punto que dijo o se tiene que regresar si se brincó un punto y así.

Total, tenía que mandar a dar lectura a una iniciativa para turismo propuesta por Lizbeth Márquez que anda en el médico y, al ver que no había diputado disponible para leer, le pregunta a Susana Rodríguez: “¿usté no es de turismo?”

La Pícara Susy: “yo no, pero ella sí” y entre sonoras carcajadas se refirió a Emma Lisset que se negó a subir y Susy tuvo que entrar al quite aunque no quisiera porque el chisme ‘taba gueno’, así que todavía riendo tuvo que leer.

 

El momento chinvengüenchón

Ya como parte de los asuntos generales, el primero en relatar su historia en el Congreso fue el honorable médico de Tlaltenango Luis Magallanes, quien para su despedida, llegó a la sesión acompañado de toooda su familia. Navidad dijo, damos la bienvenida a su familia, bienvenidos. (Aplausos), bienvenidos, eh?”

En sus reflexiones consideró que su paso por el Congreso fue corto, pero dijo sentirse orgulloso de desempeñar el cargo “con honradez y lealtad”, dio un breve informe de sus logros a tooodos sus compis, agradeció su apoyo, solidaridad y por haberlo acogido con tanto compañerismo.

Una ola de “para hechos” no se hizo esperar de los diputados. Mónica Flores Mendoza, toda una experta diputada ella, se puso a sus órdenes y sí, dijo una verdad indiscutible. La vida da vueltas, por eso le reiteró amistad.

Susy equiparó la legis con la secundaria, ¡claaaaaaro, sí, por supuesto, ni duda cabe!, y le deseó éxito.

Pedro Martínez evocó esa romántica rolita de tantos mundos, tanto espacio y coincidir y remató con El breve espacio de Pablo Milanés, para reconocerle al doctor su paso por la legislatura, pero que en su vida ha trascendido “como ciudadano honorable, médico y gran ser humano”.

Hubo quien lanzó pedradas a varios, ¿a caso dijeron Lolo?, con eso de reconocerle su puntualidad y asistencia.

Todos aceptaron que ser diputado “es una experiencia única”, como resaltó Navidad al desearle o mejor a los que se iban.

El momento se puso emocional cuando habló Antero Junior –y me brinco a Perla Mariana porque ella, cual joven que es, no le ha tomado el saborcito a las despedidas como pa’ emocionarse a tal grado–.

A Antero sí de plano le ganó el arcoíris de las emociones.

Apenas resaltó su trabajo legislativo y la aportación que hizo a su estado cuando una larga pausa fue rota por un: “Bravooo (aplausos). La voz de plano a Antero no le salía, el llanto lo traicionaba y ya poco pudo decir.

Para animarlo, varios le dedicaron bonitas palabras. Susy le afirmó que la misma emoción que lo embargó este día, a ellos les embargó cuando él llegó al congreso(…). El sentimiento expresado, le dijo Mónica Flores, denota que trabajó con ganas, mientras Mónica Borrego expresó a él y al resto que se queda con el placer de haberlos conocido y juró que siempre la tendrán como amiga, casi que dijo, fue un placer conocerme.

Héctor Menchaca remató:

Antero “estuvistes a la altura de todos los compañeros.

Participastes, estuvistes promoviendo algunas iniciativas”. Le dijo que en la legis “todos somos compañeros” y afuera salen a la defensa del otro. Por lo pronto, añadió, ya hicieron historia. Ya, ya, aparecerán en los anales y en los libros –de foreveranever–.

Navidá, como se llamó ella misma, les recordó que esto apenas es el comienzo y, como Sarah Brightman y José Carreras, les recordó su éxito, “Amics per sempre”.


Los comentarios están cerrados.