STAFF / NTRZACATECAS.COM
STAFF / NTRZACATECAS.COM

Tras más de un año de la pandemia por COVID-19, el Día de las Madres se convirtió en la primera celebración fuera del encierro, en la que, por fin, las florerías, tiendas de regalos y restaurantes de la capital se reactivaron para celebrar a todas las mamás zacatecanas.

En una tradición familiar, la gente abarrotó los establecimientos de la capital; uno de los puntos más concurridos fue sobre la vialidad Julio Ruelas, en Tres Cruces, que, en restaurantes de diferentes giros, desde los puestos callejeros hasta los restaurantes más elegantes de la ciudad, en su mayoría, lucían a tope, siempre cuidando la sana distancia y otros protocolos de sanidad como la toma de temperatura y aplicación de gel sanitizante.

Las calles se pintaron de colores con globos, flores, bolsas de regalos y tarjetas para mamá, desde la colonia Minera hasta el Centro Histórico, por doquiera se escuchaban canciones alusivas al Día de las Madres y las familias paseaban en sus vehículos buscando dónde estacionarse.

Recuerdan a las que ya no están

Comerciantes de las inmediaciones del Panteón Herrera se vieron beneficiados por esta celebración, principalmente florerías.

Hace un año se cerraron los panteones en diferentes demarcaciones del estado para evitar aglomeraciones en esta celebración, sin embargo, este año el ayuntamiento de Zacatecas permitió mantenerlos abiertos para la ciudadanía, cumpliendo con las medidas sanitarias emitidas por la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ).

Familias zacatecanas conmemoraron esta fecha con flora para sus madres, como lo fue con la familia Frausto de la Torre, donde cinco hermanos se organizan para festejar a su progenitora Anita de la Torre López, como cada año, a quien aseguran “le gustaban todo tipo de flores”.

A cuatro años de fallecida, Juana Refugio, una de sus hijas, manifestó que visitar donde descansan los restos de su madre “es tenerla presente, aunque de todas formas se extraña”, compartió.

Las lápidas lucían coloridas y el aroma envolvió los panteones. Con una circulación constante de vehículos, hubo floristas que dejaron sus estantes vacíos ante la demanda de arreglos.

 

FOTO: HUGO LEANDRO


Los comentarios están cerrados.