ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM

ZACATECAS. El obispo de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, afirmó que la pandemia dejó al descubierto la violencia intrafamiliar y hacia la mujer, por lo que hizo un llamado a la feligresía para actuar con amor, “que es el remedio a la violencia”.

Durante su mensaje en la misa dominical, declaró que en la actualidad se vive el Día de la Madre con una contradicción, “por un lado el amor de la madre y en otro la tragedia de la violencia contra la mujer”.

Sostuvo que la solución a la violencia es el amor y el amor de madre hacia la familia es el mejor ejemplo. Agregó que la Iglesia es una comunidad llamada a ser una familia más allá de los conflictos personales o en el entorno más cercano, por lo que se debe anteponer el amor para hermanarse.

“Solo Dios tiene palabras de vida eterna, es palabra viva, un regalo y compromiso, las palabras de nosotros se las lleva el tiempo”.

Aseguró que quien cree en Dios, cree en el amor como agente de cambio en la sociedad. “Somos personas amadas sin condiciones, puede haber muchas historias, pero detrás de todo eso hay una historia de amor. El amor de Dios es perfecto y el nuestro es imperfecto”.

En la ceremonia eucarística realizada en la Catedral Basílica, hizo un llamado para “quitarse algo de Judas” y no traicionar el amor que brindan las mujeres en familia.


Los comentarios están cerrados.