NATALIA PESCADOR / NTRZACATECAS.COM
NATALIA PESCADOR / NTRZACATECAS.COM

El Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid rendirá homenaje este domingo, en el Patio de Caballos de la plaza de toros de Las Ventas, al pintor César Palacios, con un azulejo conmemorativo.

 

Una historia que contar

La fiesta brava alberga a su alrededor personajes que ayudan a mantener vigente un espectáculo donde las artes y la cultura siempre han tenido cabida.

Siendo Madrid un escaparate artístico y taurino, es común encontrarse con personas que tienen una historia que contar a través de su pasión, siendo uno de ellos el pintor César Palacios, quien ha visto pasar su vida en las cercanías de la Catedral del Toreo.

Palacios ocupa en cada festejo un lugar especial dentro del callejón de Las Ventas de Madrid, un burladero que a la vez se convierte en su espacio para visualizar los colores del espectáculo que lleva en el alma y pinta con el corazón.

Él es caricaturista y desde hace años realiza los apuntes de cada festejo para diversos diarios de importancia en Madrid. Actualmente trabaja para La Razón y para el portal de la propia plaza de toros.

“Nací en este barrio y desde muy niño estoy en la plaza de toros; el dibujo y la fiesta brava han sido mis pasiones, no podría concebir uno sin lo otro, pues naciendo tan cerca de Las Ventas he vivido y respirado el entorno de las corridas de toros, y aquí encontré una gran paleta para un pintor. Empecé haciendo los apuntes rápidos, lo que veo lo plasmo y esa es mi historia”, compartió.

Para Palacios, presenciar desde hace décadas cada tarde de toros en Las Ventas es una doctrina, un entorno que se respira de naturalidad donde, más que pintar al toro o al torero, se pinta la esencia de un espectáculo que es capaz de despertar la creación infinita a través de sus matices de pasión y gloria.

“La afición la heredé de mi padre, y luego el dibujo lógicamente se convirtió en un escaparate para estar en una plaza de toros y dibujar todo lo que veo, todo lo que siento. A diferencia del torero, que a las 7 en punto resuelve su vida, yo tengo la posibilidad de dibujar a cualquier hora, sin público, sin dos pitones, dejándome llevar y plasmando todo en un lienzo. También como el toreo evoluciona, lo que hago ahora no era capaz de realizarlo antes, hay que romper muchos papeles que no sirven, pero se le va cogiendo el aire y cada vez sale mejor”, afirmó.

Palacios concluye su obra al término de las corridas de toros, toma sus apuntes y se encamina a una cantina rociera ubicada en la calle de Alcalá; ahí lo esperan los aficionados que también presenciaron la corrida, todos buscan ser testigos del momento en que Palacios muestre su trabajo, que colgará de la pared.

“Hay a quienes les gusta y están de acuerdo, hay a quienes no les gusta lo que realizas, habrá otros que le den su valor, pero siempre me iré con la cara arriba, porque hago lo que quiero, y aunque lleve cornadas del alma, estoy listo para pintar lo que vendrá mañana”, puntualizó.

FOTO: MANOLO BRIONES


Deja un comentario