Marco Antonio Flores Zavala
Marco Antonio Flores Zavala

El duelo por López Velarde

 

El fallecimiento de Ramón López Velarde provocó varias manifestaciones de duelo: esquelas en los periódicos, homenaje en el paraninfo universitario, entierro con despedida pública –además del servicio religioso, hubo oradores en la ceremonia de inhumación–. Al día siguiente de la muerte, el lunes 20 de junio de 1921, en la Cámara de Diputados se realizó un homenaje y enlutó el salón de sesiones. Cito varios detalles sobre lo hecho entre los legisladores.

El Poder Legislativo sostenía un período extraordinario. Laboraba, desde el mes de marzo, la reforma agraria, impulsada por el presidente Álvaro Obregón. La sesión del 20 fue vespertina. Asistieron 132 diputados. Se trataron seis asuntos: aprobación del acta de la sesión anterior; lectura de correspondencia; propuesta inicial de la creación del municipio de Mexicali; licencia y toma de protesta de diputados; y, la discusión y aprobación de algunos artículos de la futura Ley de Fraccionamiento. El tema sobre Ramón López Velarde fue tratado como tercer punto.

Antes de las siete de la tarde, el secretario de la Cámara de Diputados leyó la moción propuesta por un grupo de legisladores: “Habiendo fallecido ayer el poeta Ramón López Velarde, gloria de las letras nacionales y uno de los primeros que sintió en su corazón los más puros ideales revolucionarios, pedimos que como un homenaje de la más genuina representación del pueblo de México, sea enlutada la tribuna parlamentaria durante tres días, pues con ello demostraremos a la posteridad que hemos sabido apreciar con valores justos, tanto al egregio poeta que cantó a México con cariño filial, como al hombre bueno y sincero que supo tomar un lugar en las avanzadas de la Revolución, viviendo y muriendo en la más decorosa y desinteresada de las actitudes.”

El grupo proponente inicial fue de 11 diputados. Llamo la atención, el primero que firmó fue el yucateco Felipe Carrillo Puerto. Luego se adhirieron otros 35 diputados. En el conjunto estuvieron los amigos de López Velarde: Pedro de Alba, Juan de Dios Bojórquez y Jesús B. González. Los diputados representantes de Zacatecas: José Macías Rubalcaba, Leopoldo Estrada, Manuel García Rojas, Francisco Olliver, Tereso Reyes. No firmó y no estuvo presente en la sesión el diputado del distrito de Jerez: Rudecindo Berumen.

Luego de leída la propuesta, Pedro de Alba pidió la palabra para apoyar la moción. Habló el amigo, desde la adolescencia, de López Velarde. Entonces dijo: “Ramón López Velarde, como nadie, ha sabido ser un insigne, un eminentísimo patriota, porque ha cantado y ha visto a su patria a través de un temperamento de sutil delicadeza, a través de un temperamento de infinita bondad, a través de un temperamento de encantadora sencillez para presentarla a nuestros ojos ennoblecida y dignificada por la obra de su excelsa y excepcional inspiración. Sabéis que Ramón López Velarde fue, sobre todo, el cantor de la provincia, y como representante de una ciudad provinciana, en donde despertaron tal vez las primicias de aquella inspiración fecunda, donde acaso por primera vez sintió López Velarde el impulso poético que posteriormente había de elevarlo al lugar que fue colocado […] él sintió en su más pura, en su más tierna, en su más acendrada acepción todo lo que puede tener de noble, elevado y puro el corazón, la figura y la tradición de la patria. Fue un cantor, sobre todo, de nuestras mujeres provincianas, porque él casi siempre vio a la patria a través de nuestras mujeres, como el más rico, el más preciado y el más puro de nuestros tesoros; y hablando de las provincianas nos dice en aquella composición dedicada a La gracia primitiva de las aldeanas […]”

Al concluir el diputado De Alba hubo aplausos. Puesta a votación la moción, se hizo de forma económica: los diputados por la afirmativa se pusieron en pie y aplaudieron. Fue aprobación por mayoría.

El diputado Bojorquez, luego del acto de reconocimiento al poeta recién fallecido, solicitó licencia por un distrito de Sonora. Es decir, estuvo: aplaudió, votó y se retiró.

El martes 21 de junio no hubo sesión. Sí los días siguientes. Y se siguió con la legislación agraria y la creación municipal de Mexicali.

Por cierto, un libro útil para situar a Pedro de Alba, es Un viaje al pasado con el Dr. Pedro de Alba de Sebastián Preciado Rodríguez (Universidad Autónoma de Nuevo León, 2013).


Los comentarios están cerrados.