REFORMA
REFORMA

Un juez federal condenó a nueve meses de prisión al Capitán José Manuel Fernández Aguirre por encabezar el paro del 28 de noviembre de 2017 en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que afectó a más de 10 mil pasajeros.

Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, juez del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Sur, lo halló culpable del delito de ataques a las vías generales de comunicación, de acuerdo con información del Poder Judicial de la Federación.

En una audiencia que tuvo lugar la semana pasada, Delgadillo también sentenció al capitán al pago de una multa, la suspensión de sus derechos políticos y civiles y la prohibición de acudir durante un año a las instalaciones de Aeroméxico y la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA).

En su calidad de juez de enjuiciamiento, Delgadillo determinó que al interrumpir de manera intencional el servicio público federal que debía prestar Aeroméxico, Fernández generó un daño grave al Estado, a la concesionaria, y a más de 10 mil pasajeros, a quienes incluso les violó su derecho fundamental al libre tránsito.

La defensa del Capitán manifestó en la audiencia que no presentaría ninguna prueba en juicio, porque la Fiscalía General de la República no podría acreditar que su defendido fue quien instigó a los pilotos para que no abordaran sus vuelos asignados.

Sin embargo, durante el juicio comparecieron decenas de testigos, entre ellos algunos pilotos de las aerolíneas afectadas, así como miembros de ASPA, funcionarios de la DGAC (ahora AFAC) y la SCT. Algunos de ellos fueron quienes declararon que el acusado llamó al paro de labores por el despido del capitán José Manuel Orduño.

Fernández supuestamente convenció a 70 pilotos de Aeroméxico Connect para ir al paro, manifestando que Orduño estaba enfermo y que la protesta tendría como propósito exigir su reinstalación.

Según información judicial, algunos testigos expusieron en el juicio que el ahora sentenciado supo que Orduño fue despedido por causas ajenas a su salud.

La empresa desde un principio ha sostenido que este capitán fue despedido por faltas, ausencias e impuntualidades frecuentes, mismos que provocaron demoras de hasta tres horas en algunos vuelos, según lo informado en su momento por la aerolínea.

En febrero pasado REFORMA dio a conocer que el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México condenó al capitán Fernández al pago de más de 30 millones de pesos en favor de Aeroméxico y Aerolitoral, para reparar los daños ocasionados por el paro de pilotos en 2017.

Según el fallo, el sentenciado puede ser objeto de embargos a sus bienes, en caso de no garantizar el pago. El sentenciado, sin embargo, no deberá pagar las costas de la segunda instancia.

Abel Barajas
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.