SIN VACUNA NO

De vuelta a los pasillos, cuentan los chismosos que el primero en emocionarse con el semáforo en amarillo fue el propio gobierno y de vuelta al changarro. Una de las más criticadas fue la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ), encabezada por Gilberto Breña, pues mandaron llamar a todos, hasta los que no están vacunados.

Por más vocación que se reclame, el personal sanitario al que no le ha tocado ni la primera dosis ya tronó. Luego de meses de exigir y con cada vez más hospitales trabajando, pero en protesta, este miércoles plantaron un ultimátum: advirtieron que, de no obtener respuesta en cinco días, las labores se reducirán a guardias mínimas.

Lo peor, reprochan los afectados, es que como en muchas otras carencias, nada se ha hecho desde el estado para conseguir las vacunas que hacen falta para proteger a todos los antes llamados héroes de la batalla. Los halagos no inmunizan.

 

ESPERE Y ESPERE

Al parecer sin mucha pena, con eso de que todo se les resbala, las autoridades estatales de salud publicaron una respuesta oficial a la exigencia de los trabajadores, expuesta desde la mañana, por ahí de medianoche. Al cabo para todo hay tiempo.

Pese a la tardía contestación, las reacciones no se hicieron esperar y no fueron pocos los inconformes con las “precisiones” de la SSZ. En oficio, que por cierto firman “los servicios de salud” y no el titular Gilberto Breña, solo se tuvo: que todo depende de la Federación. O sea: ahí nos van a hallar.

Tras confirmar que los datos de “administrativos y de almacén” se enviaron apenas el 24 marzo, cuando el reclamo está desde hace meses e incluye a empleados de todo tipo, se presumieron gestiones con la Conago, donde el gobernador Alejandro Tello es vicepresidente, y el Consejo Nacional de Salud. Lo único que nos queda claro es que todo con poco éxito.

Ya estando: ¿Y el bono covid?

 

AGITADOS

Con el fervor de las elecciones poco ha resaltado fuera de los corrillos la del SUTSEMOP, pero todo está listo y en el cierre de semana se elegiría a su dirigente. O al menos eso se espera lograr, pues resulta que un grupo de agremiados se ampararon con la intención de impedir el fin del proceso.

Se trata de los de la planilla magenta, que promovía a Azucena Acevedo y que acusan agravios a sus derechos sindicales y de ilegalidades, como las que señalaron contra los amarillos, encabezados por Carlos Rodríguez. De otras contra Acevedo Villareal ya no se supo.

Por otra parte, aseguran son mayoría los que se alistan para la jornada de votación, programada para este viernes 9 de abril. Urge al sindicato empezar a acercarse a los candidatos y saber qué van a negociar. Se agota el tiempo.


Los comentarios están cerrados.