AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM

El 22 de junio de 1986 permanece presente como el momento cumbre de Diego Armando Maradona (QEPD). Es el día en el que se inmortalizó con dos goles de antología y una frase que hasta hoy lo define: «la mano de Dios», en alusión a la anotación que abrió el marcador ante Inglaterra en el Mundial de México 86 en el partido de los Cuartos de Final, en el Estadio Azteca. Lo que pocos saben, es que realmente él nunca la pronunció.

A través de los años se ha creído que Maradona justificó con dicha frase su «trampa» de apoyarse con la mano izquierda para poder ganarle el salto al portero Peter Shilton, quien lo superaba por 20 centímetros en estatura, y que por más que brincara jamás alcanzaría a tocar el esférico con su cabeza.

Lo cierto es que el propio Maradona posterior al partido contra Inglaterra el cual finalizó 2-1 a favor de Argentina para avanzar a las Semifinales, él se mantenía en la postura de afirmar que había tocado el balón con la cabeza, como si tuviera algún temor de que lo fueran a sancionar, y trataba a la vez de desviar la atención para destacar más el segundo tanto, considerado como «El Gol del Siglo», en el cual arranca desde el medio campo y deja en el camino a sus marcadores quienes sólo veían con frustración cómo se aproximaba amenazante a la portería, para también vencer a Peter Shilton en su salida infructuosa y empujar el balón al fondo.

En la conferencia de prensa posterior al juego, la prensa internacional cuestionaba de manera incesante a Maradona sobre el primer gol sin dar una respuesta concreta, hasta que Néstor Ferrero, editor de ANSA, una agencia italiana le dijo con sarcasmo: «Habrá sido con la mano de Dios», a lo que Maradona asumió diciendo: «Habrá sido».

El propio Carlos Salvador Bilardo, técnico de aquella Selección, dijo en una entrevista para la FIFA, que él ni se había enterado que el gol había sido con la mano, y en el momento desde su perspectiva de la banca apreció que fue con la cabeza, por lo cual le sorprendía que se le insistiera tanto a Maradona con el tema.

«Para mí fue con la cabeza. Mira que yo me enteré después cuando fue la conferencia de prensa que un periodista le preguntó, -estábamos los dos juntos-: ‘Maradona, ¿usted hizo el gol con la mano?’. Él se quedó y yo también ‘¿Con la mano? ¿Qué vio este?’. Yo no lo vi porque estaba a ras de piso (en la banca), y ahí me enteré que había sido con la mano», contó Bilardo.

Después del Mundial, Maradona aceptó su artimaña como una forma de ganarle a los ingleses de manera metafórica lo que los ingleses les «robaron» en la Guerra de Las Malvinas, y para burlarse del portero Peter Shilton, quien hasta la fecha sigue odiando al argentino.


Deja un comentario