FERNANDO QUIJAS / NTRZACATECAS.COM
FERNANDO QUIJAS / NTRZACATECAS.COM

Bernardino Campos García, subsecretario de Transporte Público, expuso que el aumento en la tarifa de pasajes es inminente, no obstante, se tendría que hacer el compromiso de mejorar el servicio, ya que actualmente entre 30 y 40 por ciento de las unidades no se encuentran en condiciones de prestar un servicio apropiado.

Tras otra mesa de negociaciones, que se realizó este jueves, no se definió de cuánto será el aumento en la tarifa del transporte público, sin embargo, se expuso, el aumento es inminente.

Las autoridades estatales acordaron con concesionarios y operadores del transporte público presentar por ambas partes un estudio para conocer los incrementos que ha habido en los insumos que justifiquen un alza en las tarifas.

Campos García reconoció que la demanda de un aumento por parte de los transportistas es justa, sin embargo, se busca un equilibrio para que dicho incremento sea el mínimo posible para evitar daños en la economía de los zacatecanos.

“Sabemos de la economía que tenemos en el estado, sabemos de lo que percibe un trabajador, sabemos de lo que percibe una ama de casa, y queremos cuidar también el bolsillo del usuario sin descuidar también al transporte. Que sea algo justo”, explicó el funcionario en entrevista para NTR Medios de Comunicación.

Sobre la propuesta presentada por parte de la Federación Transportistas Trabajando por Zacatecas de establecer un mecanismo de apoyo de 100 litros de combustible a cada uno de los camiones de la zona conurbada durante seis meses para la recuperación del sector, Campos García respondió que el gobierno estatal no cuenta con la solvencia económica para cumplir con ésta.

“Creo que tenemos que optar por la mejor opción, donde vayamos de la mano gobierno, transportistas y usuarios”, insistió el subsecretario, quien consideró que hay apertura de los representantes del sector para “ceder y no ser tan drásticos en lo del aumento”.

“Consideramos que es algo que no se ha hecho durante cuatro años, pero no vemos que tengan alguna inconformidad, tanto así como para hacer alguna manifestación. Creo que hay mucha disposición de parte de ellos, pero bueno, también que hay que comprender el lugar en el que se encuentran, porque vienen saliendo de una pandemia económica y de salud. Si somos conscientes todos y nos ponemos de acuerdo, vamos a sacar buenos acuerdos”, expuso.

Sobre la advertencia hecha por los transportistas de que dicho aumento no implicaría mejoras en las condiciones de las unidades, que es una de las principales quejas por parte de la ciudadanía, Campos García reconoció que 30 o 40 por ciento de estas no se encuentran en buen estado para brindar el servicio.

Por lo tanto, indicó que en las mesas de diálogo también se tendrá que ver algún mecanismo que permita un cambio de unidades; sin embargo, aseguraron ser flexibles con los concesionarios para que en el proceso de reactivación se busquen alternativas para renovar unidades para que sean operables.

Campos García declaró que ante el aumento que se tiene contemplado, el compromiso por parte de las autoridades para garantizar que el transporte público urbano otorgue un buen servicio, será el de revisar que las unidades estén limpias, así como el que los operadores cumplan con el reglamento para atender a los usuarios.

Finalmente, se acordó una nueva mesa de negociación este viernes en busca de una tarifa que se ajuste a las necesidades de los transportistas, que proponían aumentos de entre 3 y 5 pesos, tratando de afectar lo menos posible la economía de los zacatecanos.


Los comentarios están cerrados.