FERNANDO QUIJAS / NTRZACATECAS.COM
FERNANDO QUIJAS / NTRZACATECAS.COM

Familiares de tres jóvenes universitarios asesinados la semana pasada denunciaron la falta de acciones por parte de las autoridades para aclarar los hechos e impartir justicia por los crímenes de los cuales los estudiantes fueron víctimas en diferentes hechos ocurridos en el municipio de Guadalupe.

Entre lágrimas, las familias de Uzías, Ernesto y Luis encabezaron una marcha más para exigir justicia y seguridad ante la ola de violencia que azota a Zacatecas y que se suma a las movilizaciones que han tenido lugar tanto en el primer cuadro de la capital, como en otros municipios, durante los últimos meses.

“Eran niños, muchachos de 20 años, universitarios que no estaban haciendo mal a nadie”, dijo con voz temblorosa en su intento por contener el llanto Ernesto Mendivil, padre de “Neto”, uno de los jóvenes asesinados.

Momentos antes de la movilización, el padre de familia cuestionó las razones por las que su hijo fue asesinado, al asegurar que cuando hallaron su cuerpo junto con el de su mejor amigo, éstos ya no contaban con sus pertenencias, por lo que cree pudo haberse tratado de un simple robo lo que desencadenaría la muerte de los muchachos.

“¿Por qué tenían que matarlos? Eso es lo que yo no entiendo… Habiendo terminado sus clases virtuales, salieron a caminar un rato. ¿Quién iba a pensar que iban a perder sus vidas una hora o dos horas después? Nadie tiene el derecho de quitarle la vida a nadie. Y menos por algo insignificante como un celular”, reprochó con la voz entrecortada el indignado padre.

Don Ernesto denunció que, si bien estos delitos deberían de investigarse de oficio por parte de las autoridades, han sido precisamente los familiares de las víctimas las que han tenido que solicitar que se levante un expediente para estos casos; sin embargo, reprochó que hasta el momento no se han hecho las indagatorias correspondientes.

“Hasta la fecha no han hecho nada. No se han contactado con nosotros, no me han llamado, no han ido a visitarme, ni a su mamá, ni a los padres del otro muchacho que mataron junto con él. Nada, no han hecho nada”, reclamó don Ernesto.

Fue cerca del mediodía de este lunes cuando el contingente, integrado tanto por los familiares, amigos y compañeros de las víctimas, así como por parte de la comunidad universitaria y autoridades de la máxima casa de estudios, se reunió sobre la avenida Ramón López Velarde.

Tras la salida de la marcha, esta se integró inmediatamente al bulevar Adolfo López Mateos, lo que detuvo por varios minutos la circulación sobre el eje metropolitano, donde se escuchaban expresiones de apoyo por parte de los automovilistas con el claxon de sus vehículos.

A la llegada de la manifestación al Centro Histórico fue cuando sonaron con mayor fuerza consignas como “¿Por qué, por qué, por qué nos asesinan, si somos el futuro de América Latina?”, además de los esporádicos pases de lista para los estudiantes asesinados, cuyos nombres eran escuchados por los transeúntes que miraban atentos el paso del contingente hasta su llegada a Plaza de Armas.

Con un emotivo mensaje al final del recorrido por parte de la hermana de Uzías, otro de los muchachos asesinados, ésta pidió a los jóvenes que forman parte de la comunidad universitaria, así como a la sociedad en general, a seguir su lucha y sus sueños, ya que “mi hermano eso querría”.

“Mi hermano quería ser libre. Yo sé que ahora lo es y quisiera que ustedes también lo fueran. Quiero nada más exigirles a las autoridades eso. Exigirles que les den a ustedes, jóvenes, un ambiente de libertad, porque él amaba eso: amaba la libertad, amaba vivir plenamente”, recordó la joven.

 


Los comentarios están cerrados.