AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA/NTRZACATECAS.COM

El INAH reportó el hallazgo de un sistema hidráulico que permaneció oculto más de cuatro siglos en el subsuelo de la Catedral de San Bernardino de Siena, en Xochimilco.

Consta de canales de diversos tamaños y una caja de agua, detalló el INAH en un comunicado.

El vestigio que fue explorado el año pasado se ubicó a 1.5 metros de profundidad, aunque el algunos tramos estaba casi a nivel de piso.

Las exploraciones, a cargo de la arqueóloga Rocío Berenice Jiménez González, adscrita a la Dirección de Salvamento Arqueológico (DSA), revelan los reacomodos sociales y territoriales experimentados por los antiguos xochimilcas hacia la segunda mitad del siglo 16, cuando buena parte su población había sido diezmada.

«Aunque data del periodo colonial temprano, un aspecto importante del acueducto es su ejecución por manos indígenas, manteniendo el sistema constructivo sin arcos, de herencia prehispánica, similar al del complejo de irrigación de la Zona Arqueológica Cerro Tetzcotzinco, conocida también como Baños de Nezahualcóyotl, en Texcoco, Estado de México», indicó el lnstituto.

Debido a trabajos planeados por la Alcaldía Xochimilco, un equipo de la DSA intervino en un pequeño espacio ubicado en el segundo patio del edificio religioso, usado como estacionamiento, donde identificaron 5 metros de longitud de un acueducto recubierto de estuco, cuyo ancho es de 43 centímetros; asimismo, se reconoció una esclusa que sirvió para regular el nivel del agua.

Después, ante las afectaciones de la catedral por el sismo del 19 de septiembre de 2017, las autoridades de la demarcación también iniciaron trabajos para el retiro de una jamba del muro perimetral, por lo que se requirió de nuevo la intervención de los especialistas del INAH.

Eso permitió confirmar que la red de canales rodeaba todo el predio llegando hasta la arcada, lo cual indica que, desde época temprana, las dimensiones del terreno eran las mismas a las que conserva hoy.

Otro descubrimiento fue el de un entierro del siglo 16, correspondiente a un individuo adulto (de entre 18 y 25 años), el cual revela un sistema de enterramiento que combina la usanza española e indígena, indicativo de un cambio en el sistema de creencias. Si bien el cuerpo fue depositado en una fosa en posición cristiana, amortajado y de manera extendida, el que fuera colocado por debajo de uno de los acueductos demuestra que persistían ciertas costumbres funerarias de tradición mesoamericana, destacó el Instituto.

Las secuencias estratigráficas obtenidas de las excavaciones, revelan que la superficie que ocupa la Catedral de San Bernardino Siena fue un asiento importante desde al menos el año 650 d.C. (dado el hallazgo de materiales cerámicos del tipo Coyotlatelco) y hasta la Colonia, siendo factible que ahí se encontrara uno de los templos más importantes de los xochimilcas prehispánicos, como ha señalado la historiadora del INAH, Araceli Peralta Flores.

Los vestigios fueron nuevamente enterrados para su conservación.


Los comentarios están cerrados.