SAÚL ORTEGA/NTRZACATECAS.COM
SAÚL ORTEGA/NTRZACATECAS.COM

Desde hace poco menos de dos años, la vida de Cuauhtémoc cambió radicalmente al fomentar un miedo irracional a contagiarse de COVID-19. Desde entonces, los cuidados y precauciones para evitar contraer el virus son comparables con adquirir un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).

Aimé Alaníz Pérez, psicóloga clínica, explicó que este comportamiento, aun cuando no está registrado oficialmente, es conocido como coronafobia y afecta la vida cotidiana de quien la padece y debe buscar apoyo profesional para superarla.

Con este temor Cuauhtémoc sale a la calle para trabajar como agente de ventas, para iniciar su jornada se coloca dos cubrebocas, el primero uno de grado quirúrgico y el segundo un kn-95, colgado del cuello un frasco con gel alcoholado, colgado del lado derecho del cinturón un aspersor con solución de 70 por ciento de alcohol y 30 por ciento agua, de lado contrario otro aspersor con agua clorada.

También lleva consigo un paquete de toallas sanitizantes con cloro y una careta plástica sobre el rostro, a esto se suma el resto de las medidas sanitarias de mantener la sana distancia, evitar aglomeraciones y permanecer el menor tiempo posible en lugares cerrados.

Además, sin importar el lugar donde se encuentre mantiene un lavado de manos constante y brinca del gel alcoholado a los líquidos que porta en el cinturón del pantalón. Evita a toda costa cualquier contacto humano, incluido el chocar puños o codos para saludar.

Al llegar a casa, antes de ingresar deja la ropa en el patio delantero, se cubre con una bata que dejó sobre una silla antes de salir a trabajar, coloca la ropa en la lavadora y se dirige directo a la ducha donde permanece durante varios minutos para minimizar el riesgo de un contagio.

Al recibir visitas, les pide permanecer en el patio mientras uno a uno se baña y coloca su ropa en una bolsa plástica que será atada y llevada directo a lavar, aún con todas estas precauciones, impide el contacto humano a toda costa.

Alaníz Pérez explicó que estas conductas son limitativas para quienes padecen esta fobia, “las precauciones para evitar el contagio del COVID son importante, pero llevarlas al extremo afecta el adaptarse a estas nuevas condiciones”.

Advirtió que quienes padecen dicha fobia corren el riesgo de conjuntarlo con un TOC ante la necesidad de estar sanitizandose de manera constante para evitar contagiarse.

La especialista explicó que es necesario ayudar a esta gente a recibir ayuda psicológica, “porque corren el riesgo de ver disminuida su calidad de vida”.


Los comentarios están cerrados.