EL FINANCIERO/NTRZACATECAS.COM
EL FINANCIERO/NTRZACATECAS.COM

Cuando las plataformas de Facebook cayeron temprano el 4 de octubre, el rastreador en línea Downdetector fue uno de los primeros lugares en los que los usuarios buscaron saber qué estaba sucediendo.

Downdetector, que utiliza crowdsourcing para rastrear las interrupciones, reconoció que los problemas de Facebook eran dramáticamente diferentes a una interrupción típica. Su sistema lanzó automáticamente una notificación, incluido un tuit, informando a internet de la interrupción.

La caída fue una de las más grandes jamás declaradas por Downdetector, dijo Luke Deryckx, director de tecnología de Ookla, la compañía con sede en Seattle que la posee.

“Downdetector es un vehículo para que los usuarios informen sobre su experiencia”, dijo, y agregó que la empresa recurre a “la relación de los usuarios con internet”. “En este caso, habíamos recibido una señal clara y casi instantánea de que había una interrupción relacionada con Facebook”.

La idea de Downdetector nació con una bebida en un bar en Haarlem, una ciudad de los Países Bajos, en febrero de 2012. Tom Sanders y Sander van de Graaf trabajaban en IDG Communications, el editor de medios de revistas como CIO y Computerworld. Van de Graaf era desarrollador y Sanders era el editor en jefe. Los lectores a menudo llamaban a la sala de redacción para informar de una interrupción en línea en una empresa o proveedor de servicios, pero los reporteros a menudo no obtenían respuesta, o tenían que esperar horas, cuando llamaban para preguntar sobre la interrupción.

“Pensamos, ¿no habría formas de automatizar esto para que no tuviéramos que consultar con la oficina de prensa y pudiéramos obtener los datos directamente nosotros mismos?”, dijo Van de Graaf.

Crearon una prueba de concepto en una sola noche, que finalmente cubrió la totalidad de los Países Bajos, sus bancos, empresas y proveedores de telefonía móvil. Agregaron el mercado de Alemania dentro del primer año de operación.

Inicialmente trabajaron en el proyecto junto con sus trabajos en publicaciones antes de dedicarse a tiempo completo a Downdetector. Para el tercer año expandieron el sitio para incluir 21 países, pero aún eran los únicos empleados cuando vendieron la empresa a Ookla en 2018. Van de Graaf se negó a decir cuánto pagó Ookla por la empresa. Sanders se convirtió en director de producto en Ookla antes de dejar la empresa en 2020. Van de Graaf permanece en Ookla, como arquitecto principal de soluciones.

Si bien la empresa genera una gran parte de sus ingresos de la publicidad en su sitio, también recopila suscripciones para su interfaz de aplicaciones. Esta herramienta permite a los proveedores de servicios de internet, operadores de telefonía móvil y centros de operaciones de red con datos casi en tiempo real sobre el estado de la conectividad en internet, dijo Deryckx.

Downdector informó de la interrupción después de recibir más de 100 mil informes de todo el mundo. Al final, la empresa recibió 15 millones de informes de usuarios que tenían problemas para acceder al sitio o abrir la aplicación. La última interrupción significativa, dijo, fue cuando YouTube dejó de funcionar a fines de 2020. Dijo que siempre hay “uno o dos grandes eventos” cada año y que es poco probable que eso cambie.

“Todo esto lo hace la gente y la gente comete errores”, dijo. “Simplemente muestra cuánto dependemos de estos servicios”.

Foto Cortesía El Financiero

Deja un comentario