EN LA FIESTA

Los de la nueva gobernanza agarraron la fiesta pese a la tragedia de Genaro Codina y Cuauhtémoc, todavía sin dinero para pensionados y maestros y entre decenas de ejecutados. Pero, por el bien de todos, primero Norma Julieta del Río.

Sobraron las fotografías de la pachanga para la comisionada del Inai. En el ya tradicional sabandingui estuvieron la súperdelegada Verónica Díaz, funcionarios que dicen nombraron (porque nomás no llegan), los que siguen en la fila y quienes poco favor hicieron al mostrar ahí al gobernador David Monreal.

Los primeros enojados fueron los trabajadores del estado que siguen sin quincena, pues comentan que de la recién estrenada administración mínimo se esperaba que no los hubiera tan fifí.

 

LA CASTA

Para los preocupados por quién responde está Sara Hernández, esposa del gobernador. Hasta los más venenosos reconocen que con tiempo nos avisaron que a las mujeres les tocaba al frente, aunque no lo imaginamos así. Y es que no es lo mismo ir a ver cómo van, que quedarse a hacer.

Víboras de todos colores reconocieron que, como nunca en años, la presidente del SEDIF atendió a los afectados por las lluvias. Mientras en el Alicia Garden brindaban, ella repartió despensas y hasta de hacer de comer se encargó.

En momentos “para sacar la casta”, así lo hicieron también las legisladoras Fer Miranda, Susana Barragán, Priscila Benítez y Soledad Luévano. ¿Y los muchos otros nuevos funcionarios (con o)?

 

SIN PRISAS

Los de la Sefin decidieron tomar un relax antes de acudir a Hacienda por el rescate financiero que urgía al gobierno del estado, nomás que el fin de semana se les atravesó.

Asistieron al festín de Norma Julieta del Río sus fieles Silvia Saavedra, subsecretaria de Egresos, y el ya no tan nuevo titular, Ricardo Olivares. Pero que, ahora sí, empezarán con ganas este lunes. Que al cabo hay tiempo, ¿o qué opinan los que les deben?

A como van las cosas, las escuelas seguirán en paro, los maestros sin pago, el Issstezac en quiebra, las instituciones sin lana y las esperanzas puestas en Soledad Luévano. En tanto, la senadora cuelga lonas de protesta, apenas para abrir camino a las gestiones con el presidente López Obrador. Del tal frente, los de la oposición van por su cuenta.

 

Y CONTANDO

Para completar el difícil panorama, la violencia azota a tres de los cinco municipios que David Monreal eligió para su recorrido de hace apenas unos días: Fresnillo sumó 21 ejecutados al cierre de la semana, el horror tomó a la capital con los 10 cuerpos hallados en Machines, y entre los muertos en Guadalupe estuvo un elemento más de Seguridad Vial.

Junto con el gobernador, no la tienen fácil los alcaldes reelectos Saúl Monreal, quien mantiene la exigencia de atención, Julio César Chávez y el recién llegado Jorge Miranda. A todos toca.

Antes del reventón estilo Inai, el estado recibió al subsecretario de la SSPC, Ricardo Mejía, quien auguró prontos resultados contra la delincuencia. Ojalá sea así, coinciden las serpientes, pues en lo federal ya llevamos nomás tres años de Cuarta Transformación.

 

EMBERRINCHADA

Desde el sur del estado, cayó a este frasco de Veneno que Maribel Villalpando se emberrinchó y amenazó a los ediles  que impuso en Juchipila para que faltaran y así reventarle la sesión de cabildo a la alcaldesa Rocío Moreno. Cuentan por aquellos lares que la subdelegada de Verónica Díaz pretende imponer al director de Desarrollo Económico, al de Obras Públicas y hasta el de Seguridad. No le bastaron la sindicatura y las regidurías que se agandalló en el ayuntamiento, después de que los juchipilenses le dieron el sí a la candidatura de Moreno Sánchez. Y ganó, para envidia de Villalpando Haro, que nomás no logra aceptación.

 

A LA GUILLOTINA

Muy agitados andan en el Congreso del Estado, pues dicen que la sexagésima cuarta Legislatura está a punto de darle las gracias al todavía secretario general Eduardo Rodríguez Ferrer. Corrió entre los ponzoñosos que será el PT, comandado por Xerardo Ramírez, el que pondrá la cabeza del apenas estrenado en la guillotina correspondiente.

Pero los rojos no van solos, pues todo indica que el PRI se les sumará al repudio y del PAN, luego hablamos. Nomás para que le tantee: en su último encuentro, el diputado Lupe Correa por poco acaba hasta los golpes con Rodríguez Ferrer. El albiazul y el antes perredista se dijeron de todo, con eso de que no coinciden en las cuentas y los cuentos. Ahora, ¿quién podrá salvarlo?


Nuestros lectores comentan