VUELVE ISSSTEZAC

El hasta ahora petista José Luis Figueroa está listo para revivir el conflicto del Issstezac. Una vez más la Legislatura atraerá los reflectores en la recién iniciada Cuarta Transformación, pues ahora se espera que el dedo en la llaga lo ponga un diputado de sus propias filas.

Las lenguas viperinas advierten que El Cepillo se anunciará como representante de los sindicatos, con los que todavía tienen pesadillas los anteriores representantes de Morena. No contento con tal atrevimiento, el ex alcalde de Loreto prepara un posicionamiento ante el pleno: su objetivo es que se instale una comisión especial para el incandescente tema.

Como balde de agua fría caerán las malas noticias para el círculo cercano al gobernador David Monreal. Figueroa Rangel pasaría de voto para la mayoría guinda al próximo protagonista de la amenaza pública número uno para la nueva gobernanza. Y vendrán cosas peores.

 

REGALOTE

Otros profesores también andan alborotados. Desde la normal de San Marcos exigieron a la recién llegada Humbelina López, secretaria de la Función Pública, que se investigue cómo es que la ex titular de Educación, Lula de la Rosa, pasó a tener la máxima categoría docente, de titular C. La antes funcionaria habría cometido triple pecado: plaza sin concursar, sin pasar por niveles previos y con pago de antigüedad. O sea que chamba y buen sueldo no le van a faltar.

Pero como de todo hay en la villa del magisterio, la Asociación Maestros por México reclamó por su cuenta la plaza que le correspondería a la alcaldesa electa de Juchipila, Rocío Moreno, en vista de que ejercerá otra función. Con todo y un grupo de profes que supuestamente la SEZ intentó meter, amenazan con llevar el asunto hasta el mismísimo presidente López Obrador.

 

¿UNIDOS?

Geovanna Bañuelos y Soledad Luévano protagonizaron un encuentro con marca 4T, apenas un día después de verse las caras en la toma de protesta de David Monreal.

La convocatoria a un “bloque por defensa del presupuesto de Zacatecas” encendió a la petista, quien reclamó que a la guinda apenas se le ocurra protestar por la rasurada que año con año le ha dado el gobierno de México al estado. ¿Oportunismo político?, cuestionó.

Bañuelos de la Torre recordó que fue Morena la que votó por eliminar el Fondo Minero y se hizo ojo de hormiga cuando de gestionar para educación se trató. Pero no es lo mismo que quiebre el gobierno propio a uno del PRI.

Este martes, las víboras esperan que el pleito máscara contra cabellera del Senado se baje al Congreso local. En una de esas lo hacen propio Xerardo Ramírez y Ernesto González, haga sus apuestas.

 

PLURALES

La que mostró altura de miras y que no todos están cortados por la misma tijera fue la senadora Claudia Anaya, quien este lunes felicitó al gobernador David Monreal por el inicio de su sexenio. Aunque dicen los chismosos que ella no recibió las mismas cortesías tras la elección, la ex candidata priísta deseó bien y prosperidad para el mandatario guinda, saludos que le fueron correspondidos con un llamado a la unidad.

Lejos de rencores, a La GÜerita se le ha visto muy activa en lo que le toca, agarró la rienda tricolor y recorre el estado para capacitar a los representantes de Va por Zacatecas. La apuesta es impedir a toda costa el “divide y vencerás”, la pata no que cojea, sino amputada a Morena. Y, para empezar a identificarse en su papel, el bloque de los otros partidos se sacuden el mote de oposición, pues prefieren el de “pluralidad”.

 

AL DESEMPLEO

Emocionados, los panistas presumieron sus pininos en el Congreso de la Unión. Miguel Varela y Noemí Luna mostraron su participación en la iniciativa que presentó la bancada para el seguro de desempleo, con la que los diputados federales se pusieron más bienestaristas que el mismísimo presidente López Obrador y buscan apoyos económicos por la pandemia de COVID.

En una de ésas, los albiazules le echan la mano a los de Zacatecas, pues en Ciudad Administrativa el tema del momento es el temor a los despidos masivos al estilo de la 4T, por aquello de la austeridad. Y es que cómo no estar nerviosos, si en el primer día lo que lució fue que todos mandan y nadie atina. Entre la falta de jefes y el “déjame la agarro la onda”, los guindas pasaron del contento al sopor.


Los comentarios están cerrados.