OSOS VS. CARRERAS

Menos de una semana resta para la llegada de David Monreal al gobierno del estado y Morena ya hizo un Morena. A la atropellada transición solo le faltaba que el partido al poder entrara en crisis, cuando el ya ex diputado Omar Carrera la creía salvada.

Un buen show se armó en la sede estatal guinda, donde hasta a la policía debieron llamar para poner orden. Entre dimes y diretes, los históricos Luis Medina, Gilberto del Real y Fernando Arteaga resurgieron tras las elecciones y tomaron el lugar.

En la otra esquina, los de Carrera Pérez cambiaron chapas, se dijeron ignorados, reclamaron por lo andado en la campaña y hasta de acoso señalaron a Del Real Ruedas. A esto, Medina Lizalde respondió que también ha ido a tomar café con el consejero y que, hasta ahora, no ha recibido alguna propuesta indecorosa. Con esas escenas, todos pierden.

 

A LAS QUEMADAS

Lo que no aclararon los quejosos fue sobre las multas por 20 millones de pesos por las que anda bailando al partido y que corresponderían, según los históricos, a la omisión de rendición de cuentas por las campañas. El daño ya está hecho, advierten.

El trío del Oso Medina reviró que no pocos errores se han cometido con Morena, entre los que agregaron que miembros se asignaron salarios sin reconocimiento, que Blanca Lilia Rodríguez usurpó la representación y que, tan se vio al partido como apéndice del gobierno, que ya hasta buscaban una oficina para “la representación del gobernador”.

Hablando de David Monreal, calificaron de suicida que sus propios grupos le armen infiernillos dentro del partido que lo abandera, a días de que rinda protesta. Eso sí, comentaron que el problema es que son tantos que hablan a nombre del mandatario electo, que ya no se sabe. Menudo favor.

 

VA DE VUELTA

En otra de las papas calientes que trae la malestrenada Cuarta Transformación, cuentan los chismosos que seguramente alguien con poca estima por el gobernador fue quien obligó a sus diputados salientes al berrinche que protagonizaron por la reforma al Issstezac.

Justo cuando las aguas se calmaban y los sindicatos bajaron el volumen, los legisladores salieron para agitar los nidos de víboras y vaya que las dejaron chillando. La sorpresa fue que hasta el todavía mandatario Alejandro Tello le entró a las patadas. Y no se dejó.

Tello Cristerna respondió que no quería faltar al respeto a los ahora ex diputados. Entonces nomás les dijo que les faltó oficio político, que él no tiene la culpa de que no supieran negociar y que nunca es tarde para aprender sobre administración pública. Trágalos tierra.

 

LOS NUEVOS

Por cierto que, entre lágrimas, los diputados salientes se despidieron en redes sociales para dar paso a la sexagésima cuarta Legislatura, que desde ayer ya afinaba detalles para el ingreso. Entre las serpientes corrió el chisme de que la Mesa Directiva será de mujeres, con la neoaliancista Susana Barragán al frente; Zulema Santacruz, del PES, en la vicepresidencia, más la panista Karla Valdez y la priísta Cuquita Ávalos para completar.

Otro acuerdo habría sido que la comisión de presupuesto va para el PRI y que la CRICP se la llevaría Morena, o lo que quede de la bancada oficial. Con las venenosas previsiones de que Enrique Laviada y José Luis Figueroa, El Cepillo, vayan por la independiente, la mayoría se pone interesante. En tanto, Ernesto González se dedica a reclamar que, de entrada, les faltan 14 millones de pesos.


Los comentarios están cerrados.