AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM
AGENCIA REFORMA / NTRZACATECAS.COM

CIUDAD DE MÉXICO. Los 15 estados que cambiarán de Gobierno en 2021 se enfrentarán con una deuda de 251 mil millones de pesos, 22 por ciento menor a la que recibieron sus antecesores a finales de 2015, revelan datos de la Secretaría de Hacienda.

La reducción podrá ser posible gracias a los techos de endeudamiento anual que impuso Ley de Disciplina Financiera de 2016, la cual estableció semáforos dependiendo del saldo de la deuda y los ingresos de libre disposición, consideró Ricardo Gallegos, director ejecutivo senior de Finanzas Públicas y Deuda Soberana en HR Ratings.

Además, esta ley limitó la contratación de deuda de corto plazo a 6 por ciento de los ingresos y evitó que se refinanciaran pasivos de corto a largo plazo.

Asimismo, impacta la reducción del ramo 23 por la administración actual, la cual redujo la toma de créditos, ya que antes los estados tomaban préstamos para poder afrontar proyectos cofinanciados con la Federación mediante este ramo.

Al primer trimestre del presente año, 11 estados redujeron su deuda frente al tercer trimestre de 2015, con excepción de Chihuahua, Campeche, Colima y San Luis Potosí.

El estado que más redujo su endeudamiento es Querétaro en 93 por ciento al primer trimestre de 2021, frente a los mil 686 heredados a finales de 2015. De hecho, en junio de este año se anunció que liquidó por completo sus adeudos.

Sinaloa redujo su deuda en 46 por ciento en términos reales a 5 mil 185 millones de pesos; Baja California Sur, en 35 por ciento a mil 929 millones de pesos y Nuevo León en 33 por ciento a 53 mil millones de pesos. El resto presenta reducciones menores.

En contraste, Campeche aumentó su deuda 30 por ciento a 2 mil 576 millones de pesos; Colima en 29 por ciento a 4 mil 340 millones y San Luis Potosí en 5 por ciento a 5 mil 692 millones. Estos tres estados son gobernados por el PRI.

No obstante, la diferencia en la evolución de la deuda entre los estados ha variado según la eficiencia de sus inversiones. Si éstas han sido exitosas, han propiciado mayor crecimiento y posibilidad de pagar más deuda como el caso de Querétaro o Nuevo León, dijo.

A pesar de la menor deuda que heredarán las entidades, los nuevos gobiernos enfrentarán retos por economías debilitadas y caídas en las trasferencias federales

«Estas entidades que van a tener cambio de gobierno van a tener que encontrar un análisis particular sobre cómo tomar las finanzas públicas que están recibiendo, para recaudar más, ayudar a la reactivación económica, gastar mejor y si requieren deuda de largo plazo, que sea para operaciones de alta precisión para provocar el mayor bien público», dijo.

En términos generales, la CDMX es la más endeudada con 90 mil millones de pesos, seguido por el Estado de México con 61 mil millones y Nuevo León con 53 mil millones.

Foto Cortesía Reforma


Los comentarios están cerrados.