REFORMA
REFORMA

Tras confirmarse en México hace unos días el primer paciente portador de la nueva cepa de SARS-CoV-2 –la variante llamada B.1.1.7–, lo mejor que se puede hacer para protegerse del patógeno es algo ya conocido: lavar las manos, usar cubrebocas y guardar la sana distancia.

Así lo dice en entrevista la infectóloga Amalia Becerra, subdirectora del Hospital Metropolitano de Monterrey y vocera en temas del Covid-19.

«(La cepa) tiene exactamente los mismos medios de transmisión que sabemos: a través de gotitas de saliva y secreciones nasofaríngeas que expelemos al hablar, toser y estornudar, y que podemos dejar en superficies.

«Es un momento muy conveniente para que reforcemos las medidas de prevención», resalta. «Si no tienes que salir, quédate en casa, y si tienes que ir a alguna parte lleva tu gel antibacterial, ponte cubrebocas y mantén la distancia».

La médica dice que cada protocolo coloca una barrera al virus, de forma que entre más precauciones se apliquen más difícil será que el agente infeccioso entre al cuerpo.

Guillermo Torre Amione, Rector de TecSalud, coincidió con esa recomendación durante la charla virtual: «Yo como ciudadano normal, ¿debería preocuparme por la nueva cepa? Usa esa energía para evitar el contagio».

Un reporte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos revela que, desde noviembre del 2020, la nueva variante del coronavirus se volvió prevalente en el sureste de Inglaterra, siendo responsable del 60 por ciento de las infecciones recientes en Londres.

Un artículo académico que aún se revisa por pares se publicó en el portal del Centro para el Modelado Matemático de Enfermedades Infecciosas, de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical.

En él, se estima que el nuevo linaje es 56 por ciento más transmisible, aunque los expertos en general colocan este número en un rango que va del 40 al 70 por ciento.

Torre Amione dijo que se sabe que la nueva cepa es más contagiosa, pero no por eso más letal.

«No tenemos evidencia de que la enfermedad que produce sea más grave», indicó. «Pero sí hay más enfermos y si hay más enfermos, hay más gente que se pone grave y fallece. No porque la enfermedad es más grave, simplemente por el universo de infectados».

Sin embargo, también es importante considerar que aquel país europeo vive una situación distinta a la mexicana. Por ejemplo, mientras que la tasa de mortalidad allá es del 2.6 por ciento, de acuerdo con Johns Hopkins University of Medicine, aquí es de 8.7.

Becerra señala que, lamentablemente, la población mexicana presenta muchas comorbilidades vinculadas a casos complicados de Covid.

«Aunque la mortalidad se concentra en personas de mayor edad, tenemos un grupo muy afectado, que es de gente joven entre 25 y 40 años», afirma la infectóloga.

«Vemos defunciones en ese (sector) porque hay padecimientos agregados, entre ellos la obesidad que condiciona otras enfermedades como diabetes e hipertensión».

 

Son efectivas las vacunas

Las vacunas aprobadas contra el SARS-CoV-2 podrían ofrecer inmunidad ante la nueva cepa, asegura Guillermo Torre Amione, Rector de TecSalud.

Las compañías y farmacéuticas, dice, cuentan con cierta evidencia que sugiere que las personas vacunadas tienen anticuerpos que podrían funcionar.

«Hasta hoy no se preocupen de esa nueva cepa», recomienda. «Creemos que todas las vacunas que están hoy aprobadas también ofrecen inmunidad para esta nueva cepa».

La infectóloga Becerra coincide sobre la utilidad de las vacunas contra la nueva cepa.

«Lo más probable es que las vacunas no se vean tan afectadas porque (utilizan) más de una proteína viral. La conclusión es, entonces, que no creemos que la cepa cambie la eficacia (de las sustancias) en general».


Los comentarios están cerrados.