ALBERTO MORONES | NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES | NTRZACATECAS.COM

“Cuando existe intención, la ayuda siempre se va lograr”, consideró Florencia Trejo, presidenta de la Federación Casas Zacatecas en Tulsa, Oklahoma; quienes durante la pandemia han reunido recursos para la compra de medicamentos, despensas y otros equipos de protección médica, para zacatecanos del sector vulnerable.

Este domingo se conmemora el Día de la Solidaridad Humanitaria, que tiene por objetivo incentivar la cultura de ayudar y compartir, para combatir problemas sociales como la pobreza, la marginación, la desigualdad, buscando beneficios para las personas que viven en estas condiciones.

Comentó que, desde que inició la pandemia, los paisanos han buscado redoblar esfuerzos para ayudar a su gente más desprotegida, entregando diferentes ayudas en comunidades como San Ignacio, El Bordo, La Cocinera y La Luz, en Guadalupe.

En el caso de El Bordo, se decidió colaborar con la compra y donaciones de equipo de protección civil, para poder atender situación como inundaciones; así como productos de prevención sanitaria.

Precisó que, regularmente, las personas asociadas con el club migrante colaboran en actividades como rifas, venta de productos, además de recibir donaciones, para generar los recursos; sin embargo, lo esencial es generar convicción en las personas de la labor altruista.

“Hay que ayudar, sin protagonizar”

Aunque en diferentes maneras, la pandemia por COVID-19 ha afectado a toda la población, un grupo de ciudadanos, en Guadalupe, decidieron que, pese a la adversidad, siempre hay oportunidad de ayudar.

Solicitando no precisar ningún nombre, pues el compromiso es no protagonizar o dar promoción de sus servicios, por redes sociales realizaron la dinámica del “reto 100”, en el que cien personas, aportaron cien pesos, para elaborar tamales y atole, que se entregan a personal de Servicios de Salud y a quienes esperan afuera de los hospitales.

Este reto se llevará a cabo del 16 al 24 de diciembre, ya que el propósito es hacerlo durante los nueve días de las posadas, para que las personas que deben pasar esos días especiales afuera de casa, o en el hospital esperando un paciente; así como quienes laboran en las instituciones médicas, puedan disfrutar de un alimento caliente.

“La iniciativa va como un gesto de agradecimiento al personal médico por su esfuerzo, de parte de quien tenga un buen corazón; es más que nada una muestra de amor”, se leía en la publicación que inspiró a más de cien zacatecanos apoyar en la dinámica.

Al momento, ya se han entregado comidas en los hospitales del Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y la Unidad de Especiales Médicas (Uneme) de COVID-19, de la Secretaría de Salud (SSZ).

De esta forma, aunque pueda considerarse para algunos una ayuda mínima, es un esfuerzo de solidaridad, que decenas de ciudadanos logran y se multiplica su valor, por la conciencia que les deja, de seguir ayudando, porque todo suma.


Los comentarios están cerrados.