Alberto Aguilar
Alberto Aguilar

Bolsas magro aporte en 2020, BIVA lejos del compromiso y el SIC sostén

 

Desde hace años las autoridades financieras se han mostrado preocupadas por la gradual pérdida de tamaño del mercado bursátil. En el sexenio pasado la SHCP con Luis Videgaray incluso autorizó una nueva bolsa, de ahí la llegada de BIVA de Santiago Urquiza hace 28 meses.

El principal impulsor fue Agustín Carstens como gobernador de Banxico, quien conocía bien a Santiago Urquiza, empresario que se atrevió a ampliar su ámbito de competencia.

También los logros de BIVA son cortos frente al compromiso de atraer 50 nuevas emisoras. Cierto, la coyuntura dada la desconfianza no ayuda, y los múltiplos son bajos incluso si se comparan con los del Dow, S&P 500 o el Nasdaq.

De ahí que en tres años en la BMV que lleva José-Oriol Bosch no se haya colocado ninguna nueva emisora, mientras que en BIVA sólo se atrajo a Cox Energy de Enrique Riquelme, pequeña firma que levantó unos 450 mdp. Vaya en el inter incluso Betterware de Luis Campos mejor optó por el Nasdaq.

Por promoción no ha quedado. La BMV y BIVA que dirige María Ariza se han esforzado y hay casas de bolsa que han insistido para atraer nuevos actores. Destaca Actinver de Héctor Madero. Ahora sin embargo varias compañías se deslistan para aprovechar la ganga de sus títulos. Rassini que lleva Eugenio Madero, BioPappel de Miguel Rincón, General de Seguros de Manuel Escobedo y vienen otras como le platicaba.

Este año la contribución al financiamiento por el mercado bursátil será discreta, incluso en deuda, concentrada en el corto plazo para capital de trabajo, con poco de largo plazo para sufragar proyectos.

Además en deuda un cliente nodal es el gobierno con Nafin, Banobras, Fonatur, Infonavit. También FIRA aunque curiosamente este enfocado 100% con BIVA. Podría ser porque su director Alan Elizondo es también ex Banxico y cercano a Carstens.

El punto es que ni con BIVA la actividad bursátil ha crecido. Más bien el número de emisoras es ya menor a las 140 de los últimos años con la BMV que significa 96% de la operación, mientras que BIVA tiene 4%.

Pese a las limitaciones, hay que colocar por aparte al SIC, que da entrada a emisoras de otras latitudes. Este ha crecido y ahí la BMV tiene 82% y BIVA 18%. En el acumulado BMV mantienen 88% y BIVA 12%.

El dinamismo del SIC podría explicarse porque los inversionistas jóvenes se ven atraídos por firmas disruptivas, o sea las tecnológicas, lo que en el mercado nacional no existe, ya que las emisoras disponibles aquí son tradicionales y sin muchas novedades desde hace 40 años.

Así que pese a la suma de BIVA, la realidad avasalla.

 

PTU del 10% impagable

sin outsorcing

Aunque no hay nada decidido, para el CCE de Carlos Salazar y otros organismos de la IP que han cabildeado, era nodal acotar el PTU, o sea el reparto de utilidades, ya que sin el outsorcing el 10% que recién se ratificó se convertirá en otro impuesto. Hasta ahora los legisladores de Morena parece que dejarán pasar algún cambio, para analizarlo después. Dada la crisis, tan sencillo como que muchas empresas no podrán enfrentarlo.

 

Levantan la mano 4

aspirantes por CMIC

Como en otros organismos, en la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) está por arrancar su proceso electoral esta semana, para relevar a Eduardo Ramírez Leal, cuyo periodo finaliza en marzo. Según esto ya levantaron la mano cuatro posibles candidatos. Ese rubro enfrenta verdaderos aprietos tras 29 meses de caída.

 

Cierra el año y Pemex

arrastra impagos

Pese a la amenaza que hay para su calificación por S&P de María Consuelo Pérez Cavallazzi y Moody’s de Carlos Díaz de la Garza, la insolvencia de Pemex a cargo de Octavio Romero sigue latente lo que se manifiesta en los retrasos de pago a miles de proveedores. Esta por terminar el año y no se ve la luz ($).

 


Los comentarios están cerrados.