Cuquis Hernández
Cuquis Hernández

Tristeza, impotencia, y otras verdades que calan profundo

 

Un minuto de silencio, pidió Omar Carrera. Carolina Dávila, en su calidad de presidente de la mesa directiva, pidió a todos hacerlo de pie. Sofi merecía ese respeto.

Y ese minuto de silencio en la Legislatura local este martes estuvo cargado seguramente de infinidad de sentimientos: rabia, impotencia, dolor, consternación, incredulidad, y un profundo repudio hacia las autoridades que, indolentes, reaccionaron hasta un día después, o sea, en lunes, ante la ruin muerte de la pequeña.

Y qué esperábamos, si el día que encontraron muerta a la niña era domingo, además, muy temprano. Descanso obligado de los funcionarios. Qué pena.

Fue Sofi la que apareció muerta esa mañana, pero otro pequeñito de similar edad, 13 añitos, tampoco tuvo la oportunidad de ver una vez más la luz del nuevo día; fue ejecutado a sangre fría, mientras dormía.

Y ese día no sólo murió Sofi, que llevó la peor parte al ser violentada en sus derechos más elementales, sino que todavía fue asesinada con tal saña, que sólo podrían hacerlo demonios sin consciencia alguna. Y no sólo murió la pequeñita, sino que, una parte de cada uno de los zacatecanos que se precien de tener sentimientos, también se fue con ella.

Y caló hondo y profundo que nuestras flamantes autoridades, que pudieron tener una pronta reacción, al menos por consideración, por empatía misma, por consternación misma, ofrecieran sus condolencias a la familia, empezando desde el presidente municipal, hasta el gobernador y el fiscal de justicia. Pero optaron por callar.

Tanto, que hasta que el incendio en la alcaldía se salió de control, vía ‘mensajito’ acataron a decir, “sí es el cuerpo de Sofía”. Peeenaaaa, de todas las penaaas. Y más que nunca más de dos repudiaron a los asesores y la gente cercana de quienes gobiernan.

En este contexto, los diputados de Zacatecas pidieron un minuto de silencio; la mayoría también condenó el hecho. La más apasionada y enfurecida por el hecho fue Perla Guadalupe Martínez quien lo único que sacó a la luz fue un derroche de verdades, en torno a que cada vez que ocurre un feminicidio se alza la voz para gritar, ¡ni una más!

Sin embargo, con indolencia lamentó que persiste la violencia institucional y se expande luego como abanico. Y sí, al calor de la emoción que embargó a Perla, que de por sí se apasiona cuando quiere resaltar algún tema, esta vez seguramente todos le dieron la razón, pues reconoció que el mismo Legislativo tiene varias iniciativas guardadas en distintas comisiones y sin dictaminar. ¡Qué raro!

Es de reconocerse, no obstante, que los diputados en su generalidad esta vez se solidarizaron en serio, con este nuevo hecho repudiable de feminicidio de una niñita de 12 años. Y lamentaron, como muchos otros ciudadanos, las respuestas tardías de las autoridades, que sólo actuaron por las manifestaciones que acabaron en el incendio de la alcaldía de Fresnillo.

Así, el pleno aprobó con 27 votos a favor, la iniciativa que, aunque sonó a invitación, obliga al fiscal General de Justicia, Francisco Murillo Ruiseco, a que asista al Congreso para que dé un informe detallado sobre las acciones y avances que realiza para dar justicia a la menor.

Y cabe resaltar que esta iniciativa fue presentada por los diputados de todas las bancadas, que también pedirán conocer las deficiencias en la Alerta de Violencia de Género y de las existentes en las activaciones de las alertas Ámber y Alba, para que se corrijan los cuerpos normativos que hagan falta. Esta vez, los 30 se unieron en una sola voz.

Y pidieron que “se tomen las medidas pertinentes para que la Alerta de Violencia de Género se convierta en acciones concretas de protección para las mujeres, para que nunca más vuelva a ocurrir un feminicidio, y que no haya ninguna mujer violentada jamás”. (……..)

 

Se estrenan a

tecnologías digitales

Este martes afloraron los sentimientos en el Congreso. Pero también los diputados se estrenaron a una nueva era, la de las plataformas digitales, obligados por la pandemia del Covid-19 y que no da tregua al cobrar más y más víctimas y decesos.

Como todo al inicio, los diputados presentaron ‘problemitas’ técnicos tras el uso de la plataforma, aunque de por sí, lo suyo, lo suyo, ya se vio, es no apagar los micrófonos pues muchas veces Carolina tuvo que pedir que lo mantuvieran apagado…y su pantalla abierta.

Dadas las circunstancias de cómo se desarrolló esta sesión, la seriedad de los legisladores estuvo hasta cierto punto aceptable.


Los comentarios están cerrados.