Manuel Ibarra Santos
Manuel Ibarra Santos

 Educación superior y el laberinto de los rezagos

Al Dr. Axel Didriksson, por su impulso

al cambio de modelo de educación superior en México

 

Este 28 de noviembre se celebra en el planeta El Día Mundial de Acceso a la Educación Superior, y en Zacatecas, la enseñanza terciaria registra, en esta coyuntura histórica, brutales rezagos, con una cobertura de servicios del 36% (5 puntos porcentuales por debajo de la media nacional) y con más de 90 mil jóvenes marginados que no pueden ser atendidos en este nivel educativo. Los problemas se agravan por los altos niveles de abandono y deserción de alumnos, propiciado ahora por los efectos de la pandemia del COVID-19.

La crisis de la educación superior en Zacatecas, estacionada en el laberinto de los rezagos, se complica porque sus modelos de gestión se localizan en los espacios de los paradigmas atrasados, y debido a que no se ha logrado romper con las estructuras tradicionales que muestran fuertes resistencias a los procesos que pudieran alentar la innovación.

Las cifras contundentes de la educación superior en Zacatecas (Fuente: SEP/2019-20), nos muestran la realidad que hoy persiste en la entidad: I.- Una matrícula de 50 mil estudiantes; II.- Cobertura del 36%; III.- Oferta predominante de carreras tradicionales y obsoletas de corte liberal; IV.- Eficiencia terminal del 50%; V.- Poca incidencia en la transformación de las estructuras económicas y productivas; y VI.-Nula y baja capacidad para estimular los procesos de innovación científica.

En el país, los estados con menores índices de cobertura y matrícula son los siguientes: Oaxaca (21.4%), Chiapas (23%), Guerrero (23.9%), Michoacán (28%), Tlaxcala (29%), Durango (31%), Veracruz (33%) y Zacatecas (36%). El promedio nacional es del 41.5%.

En contra parte, las entidades de la República con mayores indicadores de cobertura en educación superior son la Ciudad de México (95%), Sinaloa (56%), Nuevo León (48.4%), Puebla (46.8%), Aguascalientes (44.4%), Baja California (42%), Sonora (41%), Querétaro (41%), Tamaulipas (41%), Hidalgo (41%), Coahuila (40%) y Chihuahua (40%).

Es importante el acceso de la población a la educación superior, entendida ésta como un bien social y no como mercancía, porque privilegia varias cosas fundamentales, según lo establece la UNESCO:

1).- Tiene el potencial de impulsar el crecimiento económico; 2).- Estimula la salud y el bienestar social; 3).- Aporta herramientas para combatir la pobreza; 4).- Construye oportunidades para que las personas transformen sus vidas; 5).-Promueve la cultura de equidad de género; 6).- Genera opciones de trabajo decente; 7).- Fortalece la producción y consumo responsable; 8).- Ayuda a consolidar una cultura de la no violencia y a favor de la justicia; y 9).- Contribuye a crear instituciones sociales sólidas.

En ocasión del Día Mundial de Acceso a la Educación Superior, organizado por la National Education Opportunities Network (NEON), se debe crear conciencia sobre la importancia de la enseñanza terciaria para el desarrollo de la sociedad, y más ahora que se padecen los negativos efectos de la emergencia sanitaria del coronavirus.

Hoy, miles de estudiantes de educación superior en Zacatecas corren el riesgo de no volver a la escuela, debido a sus condiciones de pobreza y en razón de que no tienen recursos para adquirir los dispositivos de la tecnología digital que requieren para sus procesos de aprendizaje virtual.

Este escenario de contingencia impone la exigencia de repensar los modelos de la educación superior en Zacatecas, para saltar los dilemas que imponen los rezagos y el subdesarrollo

 

Hacia un nuevo paradigma

de educación superior

Es evidente que la pandemia sanitaria del COVID-19 aceleró los procesos de transformación de las viejas estructuras de las instituciones de educación superior. Esto obliga a romper radicalmente con los tradicionales modelos de organización de las universidades, para dotarlas de una más efectiva gobernabilidad.

El doctor Axel Didriksson Takayanagui, prestigiado científico social mexicano, en una reciente conferencia online impartida en la UAZ, manifestó que el escenario traumático que afecta en la actualidad al planeta está conduciendo a la redefinición de las estructuras organizacionales y de gestión de las universidades.

Expuso que una nueva misión (la de la innovación), conduce ya la vida de las instituciones de educación superior y eso ha impactado, en forma radical, los cuatro paradigmas predominantes de universidades en el mundo y que son los siguientes: a.- Modelo anglo/americano; b.- Modelo anglo/sajón; c.- Modelo de Humboldt; y d.- Modelo napoleónico.

En este último paradigma, el napoleónico, se encuentran secuestradas, desgraciadamente, las escuelas de educación superior en Zacatecas y están, por su naturaleza, dedicadas a la formación de profesionistas, en carreras en su mayoría obsoletas, que no sirven al desarrollo del Estado. Eso significa que nada hacen (o muy poco) para estimular la innovación.

 

Los cambios que requiere Zacatecas

Resulta urgente, frente a esta nueva realidad, formular una actualizada relación entre sociedad e instituciones de educación superior, para que la innovación sea el pivote de la transformación de Zacatecas.

Y eso exige la redefinición de renovadas políticas y la construcción de un nuevo paradigma de educación superior en el Estado.


Los comentarios están cerrados.