ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM

Entre porros y pipas se realizó la rodada ciclista a favor de la legalización del uso lúdico de la marihuana convocada por el Movimiento Canábico de Zacatecas.

El centro de reunión fue el Jardín Juárez de Guadalupe, en punto de las 16:20 horas, donde empezaron a llegar jóvenes consumidores y personas que solo querían rodar y apoyar la causa como en otras ciudades.

“Pocos pero locos”, se escuchó decir a uno de los participantes quien antes de comenzar con el recorrido prendió un porro.

A pesar de la contingencia, el llamado a través de las redes sociales rindió fruto para los organizadores y los participantes llegaban en grupos.

Por las inmediaciones elementos de la Policía Municipal de Guadalupe realizaban rondines a bordo de las patrullas sin mayores incidentes.

Elementos de la Policía de Seguridad Vial hablaron con los participantes y dieron inicio con el recorrido hacía la Alameda Trinidad García de la Cadena en Zacatecas.

Aunque una de las recomendaciones fue que cada quien llevara su consumo, no faltó la solidaridad y la camaradería y los cigarros pasaban de mano en mano.

Durante el recorrido se veían pequeñas fumarolas blancas que salían de las pipas y los porros de los participantes que sonreían a los automovilistas sobre el bulevar metropolitano.

En la Alameda Trinidad García de la Cadena ya había quienes esperaban la llegada de quienes iban en la rodada, uno que otro fumando discretamente.

El contingente de ciclistas llegó y comenzaron a reunirse alrededor de la fuente donde se prendió el fuego y el humo blanco comenzó a ser más denso.

Comenzaron a sonar los tambores africanos mientras que se veían pequeños puntos rojos de quienes fumaban.

El toque y rol no fue reprimido por los elementos de la Policía de Proximidad de Zacatecas y de la Policía Estatal Preventiva (PEP), que patrullaban la zona.

Omar, quien lleva 10 años fumando marihuana, aseguró que la legalización ayudaría a quitar estigmas que hay sobre las personas que consumen la planta.

“Esto lo fuma desde el indigente de la calle, hasta el estudiante y el maestro que da clases, un doctor, un veterinario, y eso no te hace delincuente”.

Saúl, quien es consumidor desde los 16 años, actualmente a sus 24 imparte clases de música y artes, coincidió en que la marihuana se consume en todos los estratos sociales y se debe dejar de criminalizar a quien la fuma.

“La marihuana esta en todos lados, se ha querido ocultar, pero hay mucha gente que fuma y con la legalización no es que todos vayan a fumar, eso depende de cada quien”.

La mayoría de participantes eran jóvenes, quienes después de hacer su consumo se retiraron sin mayores incidentes, en una jornada pacífica entre bicicletas y humo.

Fotos: Hugo Leandro.


Los comentarios están cerrados.