ALEJANDRO CASTAÑEDA/NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA/NTRZACATECAS.COM

Este domingo se conmemora el Día Internacional de los Pueblos Indígenas. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) estima que en Zacatecas viven 5 mil personas que hablan alguna lengua indígena y que aún padecen discriminación o exclusión de las políticas públicas.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró este día con el objetivo de fortalecer la cooperación internacional para la solución de los problemas a los que se enfrentan las comunidades indígenas en derechos humanos, desarrollo, educación y salud.

La gobernadora indígena en Zacatecas, Sandra Andrade Ruvalcaba, resaltó que sólo en Momax y Melchor Ocampo no hay registro de grupos indígenas, mientras que en el resto del territorio hay en distintas proporciones.

Detalló que la mayoría pertenecen a la etnia Wixarika, mejor conocidos como huicholes, además de nahuas y otomíes, quienes provienen de otros estados, pero radican desde hace más de 30 años en Zacatecas.

Andrade Ruvalcaba explicó que, con motivo de la conmemoración, se había programado un encuentro indígena, pero la contingencia no lo permitió; el objetivo era impulsar una agenda para solicitar participación en programas sociales, pues recalcó que las políticas para este sector de la población son muy escasas.

Informó que, desde la gubernatura indígena, se elabora una iniciativa para que exista una secretaría estatal especializada para atender los problemas que enfrentan estas comunidades y adelantó que hay avances, por lo que se planteará a la Legislatura del Estado para favorecer la inclusión de los miembros de los diversos pueblos.

Precariedad

Sandra Andrade lamentó que la contingencia contribuya a la precariedad de los indígenas que pertenecen a grupos vulnerables y deben salir a trabajar cada día, además de que continúan expuestos a la discriminación y la falta de servicios.

Ejemplificó con el caso de Toñita, una indígena de la tercera edad que fue golpeada en un crucero de la capital, cuyo caso recibió el respaldo de la gubernatura indígena nacional.

Toñita estuvo 15 días sin atención médica, por lo que se gestionó que la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ) interviniera; además, se le brindará apoyo psicológico y el abogado Álvaro García acompañó a la afectada para que levantara una denuncia ante el Ministerio Público (MP) y se integrara una carpeta de investigación sobre los hechos.

 

Vivienda

Andrade Ruvalcaba reiteró que las familias son excluidas, por lo cual gobernador nacional de los pueblos originarios, Abraham Toledo, visitó el estado para anunciar un programa con el que se construirán cien casas para beneficiarlas.

Abraham Toledo detalló que esto se logró gracias a un programa internacional que opera la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en coordinación con el gobierno federal, y Zacatecas formará parte de este proyecto.

Será Toñita quien reciba la primera vivienda de este programa, debido a que actualmente su casa es de cartón y lámina. Se resaltó que Zacatecas será un ejemplo para otras entidades, ya que este esquema no funcionará en todas.

Toledo precisó que también se logrará un convenio con la SSZ y la gubernatura indígena para dar seguimiento a las atenciones que se brinden a este sector y que se ofrezca información en distintas lenguas indígenas.

Sandra Andrade enfatizó que “la contingencia no detendrá el camino de respeto entre los pueblos y se trabaja para que mejoren las condiciones de los indígenas”.

 


Los comentarios están cerrados.