REFORMA
REFORMA

BEIRUT. La ira de los libaneses tras la explosión en esta ciudad libanesa se desató ayer, cuando los manifestantes salieron a las calles del país y tomaron varios edificios de Gobierno para exigir justicia y la caída del régimen.

Las movilizaciones se dan luego de saberse que los altos mandos del país tenían conocimiento de un depósito de 2 mil 750 toneladas de nitrato de amonio almacenados en una bodega del puerto desde 2014, que se cree que fue lo que provocó el desastre que dejó 158 muertos y 6 mil heridos.

Un grupo de manifestantes encabezados por oficiales retirados del ejército libanés tomó el Ministerio de Asuntos Exteriores y lo erigió como «sede de la revolución». Los inconformes quemaron ahí un retrato del Presidente Michel Aoun.

«Nos quedamos aquí. Hacemos un llamado al pueblo libanés para que ocupe todos los Ministerios», dijo uno de los participantes en la protesta, a través un megáfono.

Tres horas más tarde, los manifestantes fueron desalojados del lugar por un refuerzo del Ejército, según reportó AlJazeera.

Los asistentes a la protesta, que bautizaron la jornada como el «día del juicio», también entraron en el Ministerio de Economía y en el de Medio Ambiente; otros se dirigieron hacia las casas de los Ministros e intentaban alcanzar el Parlamento en la convocatoria más agresiva contra los políticos en los últimos nueve meses de protestas.

«Estoy aquí por Alessandra, mi amiga muerta», sostuvo Lara Dabu, una universitaria de 21 años, en la Plaza de los Mártires, donde los manifestantes colgaron decenas de horcas también colocadas por las calles con un mensaje claro.
«Son para los políticos, que han robado y ahora tienen sangre de inocentes en las manos», agregó Jad Zabour, también de 20.

La Policía utilizó balas reales después de que manifestantes y antidisturbios se enzarzaron entre gases lacrimógenos lanzados por las Fuerzas de Seguridad y piedras arrojadas por los participantes en los alrededores del Parlamento. Varios coches de bomberos se negaron a usar cañones de agua contra los inconformes, según medios locales.

Un policía murió al caer desde una de las ventanas del Hotel Le Grey tras ser asaltado por varias personas, indicaron las Fuerzas Internas de Seguridad.

Hasta anoche, AlJazeera informó de 728 manifestantes heridos, de los cuales, decenas fueron trasladados a hospitales, desbordados ya por las víctimas de la explosión y por los pacientes de COVID-19.


Los comentarios están cerrados.