REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. La diputada del PRD, Mónica Almeida, advirtió que cada empleo generado a través del programa Jóvenes Construyendo el Futuro costó al erario público 162 mil pesos dada la baja efectividad del programa.

La legisladora consideró que es necesario que el programa desaparezca por tratarse de una estrategia clientelar y poco efectiva, y que los recursos que se le destinan se canalicen a acciones de inversión productiva.

Indicó que a pesar de ser uno de los programas más importantes del actual Gobierno federal, a dos años de su implementación la estrategia ha demostrado un reducido índice de eficacia ya que ha logrado que solo el 22.4 por ciento de los beneficiarios permanezcan en el lugar donde se capacitaron, en tanto que durante su primer año sólo 2.2 por ciento de los beneficiarios consiguió trabajo gracias a este programa social.

Almeida recordó que en 2019 se destinaron 40 mil millones de pesos a la estrategia para atender un padrón de beneficiarios de más de un millón 120 mil jóvenes, pero sólo en el 22 por ciento de los casos logró su objetivo.

«Parece que es el mismo Gobierno que prometió poner primero a los pobres, quien está desfalcando los bolsillos de todos los mexicanos, pues a pesar de la casi nula eficiencia del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, este sigue adelante a costa de la economía y el futuro de las nuevas generaciones», dijo.

La perredista consideró que la inercia que se busca en este programa es absurda, ya que se está invirtiendo en una capacitación laboral para incorporar al sector de la población joven que no estudia ni trabaja al campo laboral; sin embargo, al término del subsidio de este programa no se garantiza un empleo, por lo que la inversión realizada no tiene ningún resultado.

Prueba de ello, dijo, es que durante el año pasado, la tasa de desempleo aumentó un 3.6 por ciento, de acuerdo con cifras del INEGI.

«Es absurdo tener un programa como Jóvenes Construyendo el Futuro con un presupuesto tan abundante e ineficiente, cuando además las acciones del Gobierno están dejando un panorama adverso para el futuro, donde se busca fomentar la capacitación laboral a través de un subsidio, pero nos encontramos que en lo que va del año 2020 se han perdido más de 12 millones de empleos», insistió.

Almeida sostuvo que los indicadores del programa están viciados de origen, ya que éste se limita a la entrega de apoyos y no garantiza que tras recibir la beca los beneficiarios se incorporarán al mercado laboral y mucho menos que se generará una fuente de trabajo.

Por: Martha Alicia Martinez Paredes


Los comentarios están cerrados.