REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. Una jueza federal de Miami aplazó para el 30 de julio la audiencia en la que resolverá si concede libertad bajo fianza a César Duarte Jáquez, ex gobernador de Chihuahua, detenido en esa ciudad el 8 de julio.

La jueza Lauren Fleischer, de la Corte para el Distrito Sur de Florida, canceló la audiencia que estaba agendada para el 24 de julio, por lo que Duarte pasará al menos dos semanas más en un centro de detención federal.

México solicitó la extradición de Duarte con base en una orden de aprehensión por peculado y asociación delictuosa, girada en octubre de 2019 por una jueza local de Chihuahua, que acusa al ex mandatario de desviar 96.6 millones de pesos hacia dos de sus empresas entre 2011 y 2014.

Duarte compareció inicialmente ante la jueza Fleischer el 10 de julio, para una audiencia en la que fue informado de las razones de su detención, sin que se hubiera discutido en ese momento si tendrá derecho a enfrentar el proceso en libertad o sujeto a arraigo.

La audiencia del 30 de julio será por videoconferencia en la plataforma Zoom.

Por regla general, los detenidos con fines de extradición son mantenidos en prisión, pero hay un precedente en Estados Unidos de un ex funcionario mexicano acusado de peculado, que pudo enfrentar su extradición en libertad.

Se trata de Rogelio Montemayor, director de Petróleos Mexicanos en el sexenio de Ernesto Zedillo, quien se presentó voluntariamente ante una corte federal de Houston en 2002, y pasó los siguientes dos años litigando su extradición a México sin estar en prisión.

Duarte, en contraste, no se entregó voluntariamente, pero tampoco hizo grandes esfuerzos por esconderse desde que dejó la gobernatura a finales de 2016, pues era conocido que se movía entre varias ciudades estadounidenses.

Su aprehensión había sido ordenada desde el pasado 24 de abril por un juez de Albuquerque, Nuevo México, pues autoridades de ese país lo tenían localizado en un rancho de la localidad de Estancia.

Está por verse si el proceso de extradición se quedará en Miami o regresará a Albuquerque, pero el primer escenario es más probable, pues es una solicitud internacional que se puede tramitar en cualquier corte federal.

Si Duarte decide agotar todas las instancias para combatir la extradición, pueden pasar de uno a dos años para su entrega a México.

El ex mandatario es representado por los abogados Armando Rosquete, ex Fiscal federal asistente en Miami, y Henry P. Bell, del despacho Bell, Rosquete, Reyes, Esteban (BRR).

Por: Víctor Fuentes


Los comentarios están cerrados.