Felipe Andrade Haro
Felipe Andrade Haro

Crónicas del Olimpo

 

Ésta es una de tantas historias, de unos dioses gandallas que nada más se asoman para carcajearse de nuestras desgracias. Pinches gachos.

─Zeus (El mero, mero jefe del Olimpo): ¡A ver, hijos del Olimpo, tráiganme en chinga a Euterpe! No puedo creer que nadie cuide a los mortales, hacen lo que se les hincha y éstos acá como burócratas de rancho.

─Hermes (dios griego de los mensajes): ¿Qué se os ofrece, padre? Decidme y haré lo que os plazca.

─Zeus: Lambiscón que no fueras. Traedme a Euterpe rápido, que quiero platicar con ella. ¿Qué es lo que se escucha por allá en el fondo?

─Hermes: Nada, padre. Tenemos una pequeña reunión porque Dionisio (dios del vino y las celebraciones) cumple años y nos estamos echando unas cubitas para festejarlo.

─Zeus: ¿Y esa pinche música la trajeron del inframundo o qué?

─Hermes: No, padre. Estamos escuchando una playlist de reggaetón y ése que se escucha es Bad Bunny. ¿A poco no está chida?

─Zeus: Seguro las diosas ya andan entradas y andan perreando. ¡Basta!

Zeus enojado comienza a enviar rayos a diestra y siniestra. Se escucha el estruendo por todo el Olimpo. Gritos, gimoteos y una que otra mala palabra sale de los festejantes.

─Zeus: A ver si ya le paran a su desmadre, hijos de Ozuna. Les voy a poner una madriza sabrosa que hasta van a chillar como García Luna.

─Hermes: ¿Por qué te enojas, padre?

─Zeus: ¿Cómo que por qué? Están escuchando basura, se están convirtiendo en una Quimera (monstruo híbrido hijo de Tifón y Equidna). Son unas bestias.

Llega Euterpe ante la presencia de Zeus.

─Euterpe (diosa de la música): ¿Me andas buscando, padre? Perdón, pero estaba afinando algunos instrumentos musicales para el recital del domingo. ¿Qué se os ofrece?

─Zeus: ¿Acaso no escuchaste el desmadre que tenían estos escuchando a un tal Benito? ¡Música del inframundo! Y, ¿qué hacías para detener se infernal ruido?

─Euterpe: Ya os dije, padre, cuidando los instrumentos para tu celebración dominical. Traía puestos los audífonos y por eso no escuché.

─Zeus: A ver, enséñame qué estabas escuchando.

Euterpe entrega su reproductor de música a Zeus, quien sólo mueve la cabeza.

─Zeus: ¡Sí estamos jodidos! Aquellos palurdos escuchando cochinadas y tú a toda jefa oyendo nada más ni nada menos que a la Banda “Los Olímpicos del Norte”. ¿A dónde hemos llegado?

─Euterpe: Padre, estoy obligada por ti a escuchar todo tipo de música para decirte lo que está bien y lo que está mal, según nuestro código de ética. Aquella música que eleva el espíritu debe ser aplaudida y reproducida. Así lo ordenaste.

─Zeus: Y ordeno que, desde este momento, esa cosa llamada reggaetón sea prohibida y declarada música millenial gacha.

─Euterpe: Así será padre. ¿Ya te vas?

─Zeus: Sí, voy a la tierra a visitar a uno de mis chamacos que está malo de la panza.

Zeus llega a la tierra.

─Zeus: Vente, vieja, vamos a perrear un rato. Allá arriba no se puede porque aquellos son unos mojigatos.

¡SI EL REGGEATÓN ES MÚSICA, EL PRI, EL PAN Y EL PRD SON LA OPOSICIÓN DEMOCRÁTICA!

 


Los comentarios están cerrados.