ALEJANDRO CASTAÑEDA | NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA | NTRZACATECAS.COM

La contingencia por COVID- 19 ha provocado una nueva problemática ambiental con el aumento de basura y desechos originados por el uso momentáneo de cubrebocas y mascarillas, que ya se ha vuelto común encontrar en las calles, alcantarillas y hasta en los árboles de la ciudad.

La bióloga por la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), Estrella García Araujo, declaró que se ha regresado a una cultura de usar y tirar, lo que dejará un impacto ecológico.

Explicó que la mayoría de cubrebocas desechables están elaborados con plásticos que tardan hasta 400 años de desaparecer, lo que se agrava al deshacerse de ellos sin ninguna precaución.

La activista ambiental precisó que el desuso no sólo genera un impacto ambiental, sino que aumenta las posibilidades de contagio para otras personas; además, quienes están en mayor riesgo son los recolectores de basura, pero también se ha vuelto común ver cubrebocas y guantes en el espacio público.

Explicó que un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha determinado que la mejor forma para tirar a la basura un cubrebocas es cortarlo en pedazos pequeños y colocarlos en un recipiente único para este tipo de desechos.


Los comentarios están cerrados.