Alberto Aguilar
Alberto Aguilar

En proceso en EU una docena de juicios laborales vs empresas mexicanas

 

Desde que se anunció la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Washington para entrevistarse con Donald Trump se han formulado cantidad de críticas por los tiempos.

La gira que sería el miércoles, se reprogramó para el 8 y 9 de julio. Claramente el mandatario estadounidense utilizará la reunión con fines de campaña y hay el riesgo de que la entrevista empañe la relación con Joe Biden, el candidato demócrata que sigue arriba en las encuestas. Por ahí se habla de otro encuentro con Barack Obama, pero no está confirmado.

Pero además la excesiva bulla aquí del gobierno por el inicio del T-MEC tampoco se justifica, porque el nuevo acuerdo tendrá por ahora un impacto marginal en nuestro comercio con EU, máxime cuando la economía de ese país está en recesión y decrecerá más del 6%.

En materia de IED los expertos presupuestan una caída en 2020, no sólo por la pandemia, sino por la falta de certeza interna.

Además el T-MEC está inmerso en un ambiente proteccionista que se respira en EU con Trump, esto en nuestro detrimento.

De hecho le puedo adelantar que en los tribunales de ese país ya hay una docena de expedientes casi listos para denunciar violaciones de firmas nacionales en materia laboral.

Estas, se sabe, se dirigirán contra el rubro automotriz, llantero, cemento, minas y comercio mayorista, o sea supermercados para estrenar lo establecido en el capítulo 31 en lo que hace a controversias.

Es decir que más allá del T-MEC, compañías estadounidenses se aprestan a aprovechar el reciente acuerdo y las deficiencias en materia laboral, para ganar por esa vía mayor presencia en el mercado mexicano.

De ahí lo delicado de la visita de López Obrador a Washington en una agenda que pactó la SRE a cargo de Marcelo Ebrard para aplaudir el T-MEC, justo cuando existen elementos de sobra que podrían anticipar una guerra contra nuestra industria, ya de por si maltrecha en este sexenio con la consecuente afectación del empleo, otra variable muy lastimada.

Así que habrá que estar pendientes de dichas acciones.

 

IPAB en riesgo por morosidad y golpe a banca

 

Demasiado prematuro cantar victoria respecto a la salud del sistema bancario en su conjunto porque el brinco de la cartera vencida se verá más adelante dado el diferimiento de pagos. Le comenté que además de Famsa de Humberto Garza hay otros bancos con elevada morosidad, como Bancoppel que dirige Julio Carranza. También se conoce del caso de Accendo que dirige Javier Reyes de la Campa. Este surgió del cascarón de Investa Bank. Para el IPAB de Gabriel Limón el entorno supone un enorme desafío. Sólo Famsa implicará 24,000 mdp y su activo total para respaldar a todos los ahorradores del sistema es de 150,000 mdp. Si el tema se pone rudo, quizá el gobierno deba solventar para cubrir a otros cuentahabientes y el escenario créame no es impensable.

 

Wilhelm dirigirá alianza Banorte-Rappi

 

Y en más de la banca, le platico que la nueva directora de la entidad que conformarán Banorte que dirige Marcos Ramírez y Rappi de Alejandro Solís para ofrecer servicios digitales a usuarios jóvenes, será Úrsula Wilhelm, actual cabeza de relación con inversionistas e inteligencia financiera del banco fuerte de México. La nueva firma deberá estar lista a finales del 2020.

 

FIFOMI derrama a minería 2,339 mdp a mayo

 

Le platicaba del nombramiento de Antonio Avilés como cabeza de Exportadora de Sal. Un socio nodal de esa paraestatal es el Fideicomiso de Fomento Minero (FIFOMI) que dirige José Alfredo Tijerina. Está orientado a apoyar a las pymes de esa industria. La entidad adscrita a la Subsecretaría de Minería que lleva Francisco Quiroga derramó de enero a mayo 2 mil 339 mdp en beneficio de 250 compañías. En 2019 dio financiamientos por 6,191 mdp y lo interesante es que sus clientes pueden también luego acceder a la banca comercial.


Los comentarios están cerrados.