REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. Karina, una trabajadora sexual trans, fue apuñalada la noche del jueves en el municipio de Chalco, Estado de México.

La hondureña de 45 años sufrió una herida de más de quince centímetros de profundidad cuando se encontraba sobre la carretera a Cuautla, cerca del fraccionamiento Los Álamos.

Kenya Cuevas, la directora del albergue para mujeres trans, donde se resguarda Karina, contó lo que hasta ahora sabe del caso:

«Llegó a las 10:30 a su área laboral… Y justo cuando estaba gestionando un servicio, la suben, le jalonean su bolsa y empiezan a picarla».

Después de ser herida Karina caminó hacia su domicilio a unos 500 metros de distancia. Ahí una de sus compañeras llamó a Cuevas, quien corrió en auxilio de la extranjera.

«Ella llegó a su casa caminando, que es cuando me avisan, llego rápidamente a ver cómo estaba. Ella no podía hablar, estaba sacando sangre de su boca. El estómago se le estaba inflamando», narró Kenya.

La también directora de la asociación civil Casa de Muñecas Tiresias detalló que en dos hospitales no quisieron atender a Karina a pesar de su lesión.

Primero una ambulancia la trasladó a Amecameca y al serle negado el servicio, la llevaron a la Clínica Pedro López, en Ixtapaluca.

«No bajó ni siquiera de la ambulancia porque dijeron que no la podía recibir por el tema del Covid. Inmediatamente se canalizó al hospital de especialidades de Ixtapaluca donde la atendieron, pero es un hospital de paga y ellos no se negaron al servicio», dijo Kenya.

Éste no es el primer ataque que sufre Karina, quien llegó hace tres décadas a México.

«Unos policías de la Secretaría de seguridad en esos años la recogieron en el trabajo sexual… y lo que hicieron fue llevarla a un lugar en el Estado de México donde la dejaron tirada. Y en medio del pasto donde le echaron una botella de activo y le prendieron. Ella trae marcas de quemaduras de tercer grado en todo el cuerpo, le reconstruyeron la nariz, la oreja», detalló Kenya Cuevas.

La mañana de este viernes Karina fue operada dos veces y su estado de salud es grave.

Sus agresores no han sido detenidos y se espera que las autoridades, quienes ya tomaron el caso, le den seguimiento.

Por: Andrea Ahedo Tellez


Los comentarios están cerrados.