REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. La pandemia del COVID-19 dejó en franca vulnerabilidad a las mujeres, provocará graves estragos económicos y generará severos retrocesos sociales, advirtieron Secretarios de Estado, legisladores y especialistas en derechos femeninos.

En un conversatorio sobre derechos humanos de las mujeres organizado por el Senado de la República, quedó de manifiesto que la pobreza aumentará y golpeará, particularmente, al ámbito femenil.

«Lamento decirles que my probablemente vamos a perder lo poquito que habíamos avanzado, cuando menos en América Latina, en los últimos años en materia de pobreza. Y en ese escenario hay un renacimiento de posiciones muy duras, muy autoritarias y muy contrarias a los derechos de las mujeres y a la igualdad esencial que significa», advirtió el Canciller Marcelo Ebrard.

«Vemos una grave crisis económica, quizá la más grave que hemos vivido, ya en curso, con un resultado incierto; vemos que ante la tensión que genera la situación económica y social se está ensanchando la curva de la pobreza aceleradamente.»

A juicio de la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, el reto principal para el cumplimiento de los derechos humanos de las mujeres frente al COVID-19 será el de hacer tangibles estos y justiciables.

«Estamos aprovechando este momento para hacer un llamado para que el Estado Constitucional y democrático de Derecho deje de ser únicamente una estructura formal, en permanente construcción, para ser un Estado que escuche y empodere, incluya y dote a las mujeres de las herramientas para hacer justiciables sus derechos», planteó.

Las mujeres, lamentó, han sido mucho más propensas a perder su empleo durante la pandemia o a recibir salarios menores, incluso tener que trabajar sin salario alguno porque les ha pegado el tema económico de forma verdaderamente fuerte.

«Aunado a lo anterior, está el aumento de la violencia doméstica de las que han sido víctimas las mujeres y las niñas durante este periodo de confinamiento. Las vivencias han sido diferentes y aunque tal vez no podamos ver las consecuencias de manera inmediata, pueden ser mucho más desfavorables en el mediano y largo plazos», dijo.

«Por eso es fundamental que la estrategia en materia de derechos humanos ponga en el centro de las poblaciones vulnerables, entre las que están las mujeres y mucho más las mujeres migrantes y las mujeres indígenas. La nueva normalidad será feminista o no será una nueva normalidad».

La presidenta del Senado, Mónica Fernández Balboa, consideró que el mundo pos-COVID debe procurar y reforzar los derechos de las mujeres.

«Manifestamos nuestro repudio a toda forma de violencia contra las mujeres. Del mismo modo, manifestamos el interés de México de mantener el tema de la igualdad de género, como una de las prioridades de la agenda global», expuso.

«El mundo que surja de esta pandemia debe ser un mundo en el que las mujeres puedan ejercer sus derechos; un mundo libre de violencia y con plena igualdad de oportunidades».

La pandemia, estimó, «no puede ser un pretexto para aplazar nuestros compromisos de la igualdad de género».

«Por el contrario, esta coyuntura nos convoca a redoblar esfuerzos hacia el cumplimiento de la igualdad sustantiva; una meta prevista en la Agenda 2030 y ordenada por el derecho internacional de los derechos humanos. En la búsqueda de un mundo más justo, no podemos dar un solo paso atrás.»

Michelle Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos, afirmó que la recuperación deben concentrarse en la atención de los derechos de los más débiles, notoriamente en los de las mujeres.

«La superación de la pandemia seguirá exigiendo una acción que hasta ahora no hemos visto: una acción decisiva, coordinada. Nadie va a estar a salvo, salvo que todos estén a salvo. Requiere una respuesta con solidaridad global», dijo.

A juicio de la ex presidenta chilena, «los esfuerzos de respuesta y de recuperación sólo van a ser efectivos si los derechos humanos son su eje rector».

Tras recordar que la OMS ha señalado que en la región latinoamericana los países más afectados son Brasil, Perú, Chile y México, Bachelet dijo que cuando la vacuna contra el coronavirus esté disponible, ésta debe ser accesible a todos.

El senador morenista Ricardo Monreal señaló la necesidad que hay «de reconocer que todas las crisis pueden ser más hondas, más profundas en las partes más frágiles: las mujeres, los niños y la gente vulnerable».

«La crisis económica derivada de la emergencia sanitaria del mundo golpea con más fuerza a quienes ya se encontraban en una situación desfavorable, entre quienes se encuentran las mujeres. Pero dentro de los planes de recuperación económica, se tienen que tomar medidas para trazar una ruta que evite que la brecha entre hombres y mujeres se siga agrandando».

Por: Mayolo López


Los comentarios están cerrados.