Óscar Novella Macías
Óscar Novella Macías

Black Lives Matter

 

El racismo se justifica, como el machismo, por la herencia genética:

los pobres no están jodidos por culpa de la historia, sino por obra de la biología.

En la sangre llevan su destino y, para peor, los cromosomas de la inferioridad

suelen mezclarse con las malas semillas del crimen. Cuando se acerca

un pobre de piel oscura, el peligrosímetro enciende la luz roja, y suena la alarma.

Eduardo Galeano, de nuevo

 

Construimos la realidad desde los mitos, desde las narrativas y sus símbolos. Justo antes de ponerme a escribir, no dejaba de darme vueltas una escena de Django. La secuencia de la pelea de dos esclavos negros ante los ricos amos blancos. Sin decir una sola palabra, Tarantino construye una poderosa escena que nos cuenta, detalles más detalles menos, la histórica tensión racial de Estados Unidos.

Dada la relevancia del suceso, voy a asumir que los lectores ya conocen lo ocurrido con George Floyd.  Éste, más que una situación aislada, es la más reciente muestra del racismo sistémico de la sociedad estadounidense, y es por ello, que vale la pena que observemos el fondo para poder hacer un análisis preciso.

Si buscas videos en YouTube sobre raza, bueno, esto es lo que obtienes: fascismo, pseudociencia racista, racistas debatiendo con fascistas. Así es, la desigualdad racial en Estados Unidos existe.  La visión de la derecha común norteamericana más frecuente es que la desigualdad racial no es el producto de injusticia, sino de gente negra simplemente toma malas decisiones. No es directamente fascismo o realismo racial, sino que simplemente la visión “liberal clásica”. Por lo general, esta idea es rechazada como una forma de negar los indiscutibles hechos de la desigualdad racial y menospreciar a esos molestos manifestantes antifa, siempre quejándome de las cosas.

La supremacía blanca existe en EUA, y tiene su raíz en la injusticia estructural que pone en desventaja a mucha gente de color. Los más violentos exportadores de democracia y libertad tienen una cuenta pendiente en derechos humanos con la población latina y afrodescendiente de su país. El supremacismo blanco y los intereses de los grandes capitales de Wall Street se ven terroríficamente representados en el presidente Trump.

El caso de Floyd ni de cerca es el primero, para muestra un botón: El 12 de abril de 2015, tres policías cerca de un proyecto de vivienda en West Baltimore arrestaron a un hombre negro de 25 años llamado Freddie Gray porque llevaba un cuchillo plegable que quizás (y que quedé claro el “quizás”) era ilegal. Lo esposaron y lo cargaron en una camioneta de policía. Cuando la camioneta llegó a la estación de policía, Gray estaba en coma por algún motivo, con tres vértebras fracturadas y su espina 80% cortada en el cuello. Una semana después, Grey murió de su herida espinal, Mientras que la policía de Baltimore lanzó información contradictoria e inadecuada sobre su arresto. Esto llevó a protestas generalizadas en toda la ciudad, que eventualmente culminará en las notorias revueltas de Baltimore. ¿No les parece perturbadoramente conocido?

Ahora un supremacista blanco o un cripto-fascista podría argumentar: “¿Qué tiene esto que ver con el racismo?, ¿si los negros no quieren ser asesinados entonces no deberían cometer crímenes y huir de la policía”. Bueno, el primer problema con eso es que ejecuciones extrajudiciales por delitos no violentos realmente no deberían ser una cosa común en una democracia civilizada, y es alarmante para mí lo rápido que algunos salen a defender esto.

Y el otro problema es que eso es un análisis muy superficial que se niega a examinar las razones más profundas por las que los barrios negros tienden a tener más pobreza, más crimen, y están sujetos a una actuación policial más agresiva.

Desde la década de 1970 la tasa de encarcelamiento de Estados Unidos ha aumentado rápidamente hasta el punto donde casi 1 de cada 100 hombres estadounidenses están en la cárcel o en prisión. EUA tiene la mayor tasa de encarcelamiento en el mundo, la que representa el 22 por ciento de los prisioneros del mundo a pesar de que conformamos sólo el 4.4 por ciento de la población mundial. Más de un tercio de la población total encarcelada es negra, y la tasa de encarcelación negra es casi seis veces mayor que la de los blancos. Ahora sin siquiera mencionar la raza, es claro que EUA tiene un problema de prisión en general. Pero desproporcionadamente, las personas de color son victimizadas por este sistema. Por ejemplo, las personas blancas y negras usan marihuana casi al mismo ritmo, pero la gente negra es casi cuatro veces más propensa a ser arrestadas por ello.

No me gusta asumir lo peor de la gente. Pero cuando miro el estado de la conversación sobre raza en Estados Unidos, veo a mucha gente que está dispuesta a simplemente ignorar las ejecuciones extrajudiciales de personas negras por la policía, la encarcelación en masa de personas de color, y la viciosa historia de la discriminación y sus continuas repercusiones.

Como persona racializada no estoy diciendo que nadie debería culpar a todos sus problemas a la intolerancia y revolcarse en la victimización. Por favor no hagan eso. Ve a tener éxito tanto como sea posible. Pero también, mientras estás teniendo éxito, no niegues que existen circunstancias opresivas. Sí, es posible que individuos escapen circunstancias opresivas, pero también tenemos un deber colectivo de trabajar para eliminar las condiciones injustas que crean esas circunstancias en primer lugar.

 

 


Los comentarios están cerrados.