ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM
ALEJANDRO CASTAÑEDA / NTRZACATECAS.COM

El obispo Sigifredo Noriega Barceló anuncio que a partir del lunes los templos católicos que conforman la Diócesis de Zacatecas abrirán sus puertas; sin embargo, las misas presenciales se podrán celebrar hasta el 15 de junio.

En conferencia de prensa detalló que el próximo 1 de junio las misas póstumas para personas que no hayan fallecido por Covid-19, también se reanudarán.

Precisó que solamente se permitirá la presencia de 20 personas en los templos para las misas de difuntos, mientras qie el estado se mantenga en color naranja dentro de la semaforización.

Explicó que si se pasa a color amarillo se podrá subir al 50 por ciento de capacidad de fieles, dependiendo de cada templo, pero si se eleva a rojo se cerrarán nuevamente.

 

Responsabilidad y coordinación

El obispo aseveró que hay coordinación con las autoridades de salud federales y de estado, por lo que hay un sentido de responsabilidad para evitar nuevos contagios con el cumplimiento de los protocolos.

Puntualizó que la Diócesis de Zacatecas está conformada por 35 municipios de Zacatecas, 5 municipios de Jalisco y Santo Domingo en San Luis Potosí con un total de 121 parroquias que seguirán los lineamientos sanitarios.

Aseguró que los párrocos tienen la instrucción de no desacatar cada una de las medidas implementadas por las autoridades locales pues a pesar de que junio es un mes de muchas festividades católicas, se debe anteponer la salud.

Informó que previo a la apertura de templos y del regreso de las misas presenciales hubo capacitaciones con personal de la Secretaría de Salud (SSZ), y Protección Civil Estatal.

Reconoció que tuvieron el reporte de misas que eran transmitidas pero entraba mucha gente al templo, al igual que en funerales “pues es difícil detener a las personas en esta situación”.

Puntualizo que fueron pocos los casos que se registraron en Loreto y en la zona de los Cañones, pero se habló con los párrocos y se pudo controlar.

Justificó que la Diócesis de Zacatecas no abarca todo el territorio estatal pues a la Diócesis de Durango pertenecen 9 municipios, dos a la de Aguascalientes y una parte a la de San Luis Potosí.

Asimismo, precisó que hay iniciativas personales de los fieles como los rosarios póstumos en los hogares, la quema de pólvora y organización de reliquias que no pueden contener pero si concientizar.

 

Crisis económica

Noriega Barceló aseveró que la Diócesis de Zacatecas pasa por una crisis económica, ya que se mantiene de las aportaciones de los fieles, quienes dejaron de ir por la contingencia.

Advirtió que Plateros aporta más del 50 por ciento de los ingresos de la Diócesis, y aunque no ha cerrado las puertas, no se han celebrado misas con fieles, lo que ha disminuido las aportaciones.

Enfatizó que la economía de la Iglesia está frágil pero se ha logrado salir adelante gracias a la solidaridad de la gente, ya que algunos han realizado aportaciones a cuentas para cubrir gastos.

Informó que el obispado ha puesto a disposición de los párrocos y padres un fondo sacerdotal, del que cada uno recibe entre 7 mil y 8 mil pesos mensuales.

Expuso que también los fieles han apoyado a los sacerdotes y entre ellos mismos han mostrado gestos de solidaridad de padres que tienen más ahorros, lo mismo ocurre con los templos.

Informó que la Diócesis de Zacatecas tiene los sacerdotes con los más altos promedios de edad de todas las diócesis, con un promedio de 53 años; además, de tener 57 padres mayores de 70 años.

Enfatizó que él les ha dado instrucciones para que se cuiden y evitar contagios y complicaciones; sin embargo, informó que si se han tenido casos positivos de Covid-19 y posibles decesos, sin especificar las cifras.

 

Evolución tecnológica

El obispo declaró que es uso de la tecnología ha ayudado a las parroquias para llevar la transmisión de las misas y poder llegar a los fieles sin que salgan de casa.

Expuso que la misa de domingo de ramos tuvo un raiting de 160 mil personas, lo que habla del alcance de esta modalidad de misas.

También citó el caso de las peregrinaciones virtuales al Templo de Plateros, que consiste en transmitir la oración por internet a los peregrinos de toda la república.

Opinó que son tiempos donde no se debe dejar la oración y se debe invitar a la reflexión personal, ya que “el enemigo es el virus no la persona, y debemos hacer a un lado el miedo a las personas como principio básico”.

Reiteró que no debe haber razón alguna para no acatar las indicaciones de las autoridades sanitarias, pues se tiene que actuar con conciencia y colaboración de los fieles.

Agregó que esta pandemia ha dejado un tiempo con enseñanzas para ser más humanos y fijarse no solo en la gente enferma, sino en la gente que también es golpeada por la violencia.

 

Cumplimiento

Jesús Quezada Jáuregui, director de Asuntos Religiosos de gobierno del estado, declaró que el obispo Sigifredo Noriega Barceló dio indicaciones a los templos de la Diócesis de Zacatecas para esperar la evolución del semáforo para de a poco reanudar las misas.

Precisó que se han apegado a las disposiciones de la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ).

Puntualizó que cada templo en los municipios tendrá particularidades para acatar los lineamientos e indicaciones del sector salud.

Enfatizó que la Diócesis de Zacatecas ha tenido una postura muy clara con respecto a las medidas sanitarias, por lo que las misas para los fieles se han realizado a través de transmisiones virtuales.

Quezada Jáuregui aseveró que no se tienen reportes formales de cultos masivos celebrados sin autorización, pues todo se ha quedado en acusaciones en redes sin comprobar que sean reales.


Los comentarios están cerrados.