REFORMA
REFORMA

CIUDAD DE MÉXICO. Luego de considerar que existe un desastre en el sector energético del País, el grupo parlamentario del PAN en el Senado demandó la renuncia de la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, y de los directores de la CFE, Manuel Bartlett, y de Pemex, Octavio Romero.

Las y los senadores panistas señalaron que Nahle no sólo ha dejado en el ridículo internacional a México con la obsesión por la refinería de Dos Bocas, sino que invade atribuciones de Pemex y de la Comisión Reguladora de Energía.

Respecto a Manuel Bartlett, las y los legisladores señalaron que a lo ofensivo de su enriquecimiento, sus 23 mansiones y una fortuna no declarada por 750 millones de pesos, hay que sumar que lucra con la necesidad al vender, a través de su hijo León Manuel, ventiladores al IMSS.

«Lucra con la enfermedad y la necesidad, pues vendió, a través de su hijo, ventiladores al IMSS con un precio cuatro veces mayor al promedio del mercado», señalaron.

Adicionalmente, agregaron, las pérdidas de la CFE en 2019 ascendieron a 54 millones de pesos, la cancelación ilegal de los contratos de ductos de gastos lo que ocasionó, además de un enfrentamiento diplomático, penalizaciones para el Gobierno por 21 millones de pesos.

Más aún, bajo su mando, la CFE privilegia el carbón sobre las energías limpias, canceló las subastas eléctricas, se incrementaron los apagones en Baja California Sur, Yucatán, Quintana Roo y Campeche y la calificación crediticia de la empresa empeoró.

Sobre Pemex, señalaron que en el primer trimestre las pérdidas de la empresa ascendieron a 562 mil millones de pesos, lo que significa que cada hora, la empresa del Estado pierde 240 millones de pesos.

A ese ritmo, advirtieron, se perderá en un año la tercera parte de todo el Presupuesto de Egresos de la Federación.

Lo anterior, indicaron, es una muestra de que el agrónomo no tiene idea de qué hacer en Pemex, ya que cerró la puerta a la inversión privada, canceló los farmouts y las rondas petroleras, no ha frenado el huachileo y la calificación de la empresa ha empeorado.

Las y los panistas señalaron que el año pasado se designaron 102 mil millones de pesos más a Pemex, mientras que a Salud se le etiquetó el mismo presupuesto. Aún así, recordaron, el sector tuvo un subejercicio de mil 472 millones de pesos.

Indicaron que con las pérdidas de Pemex, se habrían podido comprar 100 mil ventiladores, 30 millones de pruebas para Covid-19, e igual número de trajes de aislamiento y de mascarillas N95.

Además, añadieron, se podría ayudar a que 3 millones de desempleados reciban un Ingreso Básico Universal de 3 mil 207 pesos durante tres meses, que 2.5 millones de mipymes reciban un apoyo de 27 mil 500 pesos durante tres meses para pagar nómina y renta y que 3 millones de personas reciban una canasta básica alimentaria durante el mismo periodo de tiempo.

Por: Martha Alicia Martinez Paredes


Los comentarios están cerrados.