Óscar Novella Macías
Óscar Novella Macías

La pandémica paranoia de la oposición

 

 

 Aquellos que nada han aprendido,

 no han olvidado nada

Antoine-Léopold de Brunet

 

La oposición ha estado usando su mejor munición para atacar inútilmente al gobierno de la Cuarta Transformación. Inventa pseudo-causas, agendas y pretextos, muchos de ellos simplemente ocurrencias. Intentaron golpear alegando que se actuó de manera tardía frente a la pandemia del Coronavirus, pero no contaban con que la OMS, máxima autoridad con el tema, ha declarado que México reaccionó de manera puntual, evaluando el impacto económico-social en función del impacto médico; considerando que, además, se está implementando la campaña Susana Distancia (quisiera abundar un poco en la campaña “Susana Distancia”, ya que fue atacada por los mismos detractores de siempre, pero su viralización y su omnipresencia en redes son la evidencias incontrovertibles del éxito de dicha campaña. Si no fuera buena, ¿Por qué quedó tan grabada en el imaginario colectivo?).

Por su parte, el subsecretario López-Gatell ha manifestado firme y claramente la disposición “Quédate en casa” para evitar que la situación se salga de control. La oposición ha intentado esgrimir el asunto de las Neumonías Atípicas en el Estado de México, donde, por cierto, históricamente ha gobernado el PRI y se caracteriza por su marcado índice de desigualdad y sus más que probadas carencia e ineficacia sanitaria; sin embargo, el subsecretario ha demostrado que se trata de una situación común, incluso con mayor frecuencia e incidencia en años anteriores.

Ahora hasta se han montado en la treta de que se deben cancelar los grandes proyectos de la 4T, la Refinería de dos Bocas y el Tren Maya (que en su primer etapa, de un total de 7, está generando 30,000 empleos); omitiendo que posterior a la pandemia, algo que necesitará el país es justo esos grandes planes de desarrollo para mitigar la debacle económico que el Covid-19 y las guerras comerciales entre Rusia y la OPEP provocarán a nivel mundial. Además de que también pasan por alto, voluntariamente, que ya se ha hecho el anuncio de que se invertirán 4,500 millones de pesos adicionales para esta emergencia (4,000 a la SEDENA y 500 a SEMAR); y 15,3000 millones para los estados a través del INSABI, independientemente de que los gobernadores hayan decidido no integrado a éste. En la conferencia mañanera del lunes 30, el Presidente hasta se dio el lujo de responderles diciendo “…de qué quieren su nieve…”

Es necesario decir que tarde o temprano de decretará la fase 3, la de mayor contagio y habrá noticias lamentables, pero lo que se busca con las medidas implementadas es disminuir lo mayormente posible estas lamentables noticias.

A pesar de todo lo anterior y de la situación tan compleja sorprende la solvencia moral y emocional del presidente. Con las debidas precauciones médicas, y aunque los medios opositores tergiversen y digan lo contrario, atiende el resto de sus diligencias políticas de la misma manera que analiza y emprende estrategias contra la pandemia. Sigue operando sus giras, visita e inaugura hospitales y carreteras de este y de anteriores sexenios; sólo que ahora lo hace sin la asistencia masiva de ciudadanos. Realiza las conferencias matutinas y después él y su gabinete mantienen comunicación permanente, pero precavida, para tomar decisiones, planear e instrumentar acciones tanto permanentes como urgentes para evitar que las consecuencias de la pandemia y de la corrupción afecten profundamente a la sociedad mexicana.

Esta misma solvencia, además de una tremenda fortaleza política, se evidenció en la cumbre virtual que sostuvo con los integrantes del G20. El contenido y la potencia del mensaje que planteó el Presidente fue, según analistas internacionales, uno de los más innovadores e inteligentes en este contexto. Planteó a las grandes potencias: “[…] una tregua comercial […]” y a la ONU que se evite el acaparamiento de equipo y medicamentos por parte de los países ricos, además de apoyar a los pobres y ser solidarios con los migrantes.

Es cierto que no será nada sencillo superar esta complicadísima situación, lo que también es cierto es que la reserva moral de las familias mexicanas y la solvencia política del presidente serán de los dos pilares fundamentales que harán frente a esta inadvertida y lamentable pandemia.

La pandemia del Covid-19 es una crisis mundial, es la gran crisis que a nuestra generación toca enfrentar, y precisamente por ello, es necesaria la colaboración de todos los y las mexicanas. Tenemos que entender que el 70 % de los mexicanos nos infectaremos en algún momento, y de esa cifra, el 2% estará en un peligro real. Necesitamos hacer un frente común, porque no podemos olvidar, que ese 2% de mortalidad, esa cifra representa una tragedia personal. Por eso, está en nuestro mejor interés como sociedad proteger a las poblaciones de riesgo, pero también, colaborar, demostrar como nuestro país se crece ante los desafíos, y como, cuando la situación lo requiere, cada uno de nosotros se convierte en el mejor hijo e hija de México. Usar la pandemia para intentar golpear a la 4T no sólo es negligente, sino que habla de una mezquindad de lo más cortoplacista e inhumano.  Creo que no pido demasiado ante la pandemia: sólo pido responsabilidad civil, honestidad periodística y apelar, como dijo el presidente, a “la Fraternidad Universal” de todos nosotros.

 


Los comentarios están cerrados.