QUEDAR MAL

Ya se arrepintieron. Dicen las víboras parlamentarias que, desde muy, muy arriba, mandaron jalarles las orejas a los diputados locales de Morena y PT, por permitir que el Congreso del Estado se paralizara justo cuando se les requería para aprobar la reforma que incluye en la Constitución los Programas del Bienestar, emblema del presidente Andrés Manuel López Obrador. Ahora sí, “a cumplir con sus deberes como legisladores”, suplican a sus compañeros.

Pero muy tarde. Si en las sesiones ordinarias a veces apenas y logran cuórum… ¿qué será en cuarentena? El regaño, aseguran, se debe a lo que costó a Morena llegar a acuerdos en las cámaras alta y baja para cumplir la encomienda, como para que en las locales se fueran a casa, así nomás. Lo peor, reconocen los mismos afectados, es que ya convocaron a sus compas ¡y los batearon! Por lo que ahora apelan a la conciencia (¡!) de cada quien. Ahí se ven, contestaron los del PRI.

 

OCUPADOS

Por aquello de que se crea que los diputados del gobierno de México en Zacatecas están en otros bisnes, para aclaraciones: el guinda Omar Carrera, aunque fue en primero en acordarse del “pendiente” de la Federación, este fin de semana inició una campaña para restringir la venta de bebidas alcohólicas por la contingencia sanitaria, mientras por el contrario se cuestionaba la mejor manera de lograr un carajillo descafeinado.

Héctor Menchaca anda, por redes sociales eso sí, en la coperacha para el sector salud. Alma Dávila defiende a Cuba desde Tacoaleche. Mónica Borrego se encomienda a las manos de Dios. El legislador migrante, Felipe Delgado, se prepara para repetir como escenografía en el próximo video del góber Tello y Raúl Ulloa analiza si su nueva bancada le va o se pasa a otra, sea real o inventada. Pero sí se acuerdan de la reforma presidencial, dicen, y ¿la dirigencia local de Morena? Hibernando.

 

NI CORONA NI VIRUS

Alteró a los malaonda de Zacatecas la noticia de que los gobernadores de Hidalgo, Omar Fayad, y el de Tabasco, Adán Augusto López, dieran positivo de coronavirus Covid-19. No faltó el vivo que circulara una supuesta imagen del Twitter del mandatario Alejandro Tello, con la que supuestamente se anunció que el priísta también se integraba a la lista de los contagiados fifís, según los estándares de la 4T, especificados recientemente por el Puebla, Miguel Barbosa.

Al final, la Coordinación de Comunicación Social, en WhatsApp de Héctor Alvarado, aclaró que todo fue sólo otra fake new. Mientras tanto, chismosos de las redes sociales aseguran que nunca hubo mayor preocupación, pues se sabe que el góber de Zacatecas está bien cuidado y guardado. Que ya iba de salida, nomás que se atravesó la cuarentena. ¡Ups!

 

NO PARA

Para suerte de Zacatecas, permanece entre las entidades con menor número y tasa de contagios del coronavirus. Para desgracia, la letalidad de la violencia no cesa ni en epidemia. Al asesinato de cuatro policías de Sombrerete se añadió la renuncia de nueve de sus compañeros por miedo, en las de por sí ya mermadas corporaciones municipales. Apenas un día después, se conoció la ejecución de otros tres elementos en Nochistlán.

La muerte violenta de un niño en Río Grande, el homicidio de una activista defensora de indígenas en El Salvador, el posterior aparente suicidio del detenido en el penal de Cieneguillas y la liberación de los sospechosos del secuestro de estudiantes de la UAZ recordaron las faltas que siguen en derechos humanos. Pero que no es crisis, sino mal panorama, advertía el propio gobierno estatal al inicio de año. Al fin y al cabo, en todos niveles se niegan contingencias, sanitarias y de inseguridad, y ahora sí que ni abrazos contra balazos.


Los comentarios están cerrados.