LES CAYÓ…

No que no llegaba. El tercer caso positivo de “El Covid-19” (así le dicen allá) fue en Sombrerete, ahí donde recientemente el propio ayuntamiento, encabezado por el alcalde Alan Murillo, se pasaba por la Sierra de Órganos las restricciones ordenadas por el estado. Apenas hasta este lunes, en plena cuarentena, el Municipio realizó su primera reunión del consejo de salud y “porque lo pidió la SSZ”. Entonces sus funcionarios coincidieron en que “estamos como en una película de zombis”.

Así como lo lee. Y ahora sí, el primer edil ya vio que ni mentira ni chiste y hasta fue regañado por los médicos que acudieron a la junta por permitir que la gente ande “como si nada”, lo que atendió puntualmente… viendo su celular. Luego, en medio de un corredor lleno de sombreretenses rompiendo toda clase de medidas sanitarias y con anuncios de fiestas próximas, Murillo reprochó: “es que la gente no entiende”. Pues con esos ejemplos.

 

INDISCRETO

Lo curioso fue que la confirmación en Sombrerete la reveló ¡el presidente de Guadalupe!, Julio César Chávez, quien se adelantó al alcalde de la otra demarcación, al gobernador Alejandro Tello y hasta el tan insistido como único medio oficial: la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ), de Gilberto Breña. Ahora sí que dio al traste con la estricta estrategia comunicacional y a la supuesta coordinación entre autoridades tan presumida, pero dudosa, en estos tiempos.

Pa’ pronto, el góber Tello fue obligado a reconocer el tercer caso positivo, en la radio oficial, antes de las 13 horas, cuando la SSZ emite cada día su primer corte. De paso, aprovechó para advertir a Chávez que podría ser sancionado por su desliz (¿?) y llamó a la prudencia. Entre las víboras hay las que se preguntan: ¿le habrán puesto la anunciada multa al de Guadalupe? ¿Cuál fue el monto de la sanción? Y, sobre todo, ¿cuántos julios hay regando el chisme en el gobierno estatal?

 

DE LEJITOS

Aunque ya antes de la crisis las redes eran la vía favorita de los funcionarios para acusarse y demás, esta vez el mejor agarrón digital de la contingencia lo protagonizaron el secretario de Gobierno, Jehú Salas, quien parece aprovecha bien su home office, y el senador José Narro, metido en bretes por su propia Cuarta Transformación. El de Morena no ve luz porque la Federación no suelta lana para sus Cendi, pero cuidando al presidente López Obrador, se enfocó en pedir ¡al gobierno del estado!

Muy al tiro, electrónicamente hablando, Salas reprochó que, si Zacatecas a duras penas y completa lo de sus jubilados, pues no le va a andar arreglando el negocio. Narro contestó que no es limosna, sino prestadode tamaulipeco a zacatecano”. Para rematar, el secretario de Finanzas, Jorge Miranda, le recordó al de la Cámara Alta que ahí debe, nomás 3 millones de pesos que en tiempos de coronavirus no andan sobrando. ¡Al menos dan con qué entretenerse!

 

EN LÍNEA

El que ya tomó plena posesión del espacio digital fue el góber Alejandro Tello, quien (salvo el Grupo de Coordinación Local) bien resguardado dirige el comité de salud, al que sí asisten los médicos (que al parecer son inmunes); da mensajes a la ciudadanía (aunque con “problemas de producción”) y hasta da a entrevistas (en el Sizart).

La foto del mandatario en su despacho ha sido cuidada y ya se pone el saco o se lo quita, para que no digan que es la misma, pero sobre todo se aplaude que se tomara en cuenta el riesgo no de que un cácaro, sino que uno de los conejos de la doctora Cristina Rodríguez se atravesara en las tomas institucionales. Serán peras o será “manzana, manzana, manzana”, ¡bien por las muestras de actividad del góber!


Los comentarios están cerrados.