CONFIRMADO

Y llegó. Este jueves por la noche, el gobernador Alejandro Tello, acompañado por un secretario de Salud, Gilberto Breña, en plena introspección, confirmó el primer caso positivo del coronavirus COVID-19 en Zacatecas. Sin abundar en detalles, se aseguró que el paciente se encuentra aislado en un “centro hospitalario”, que tampoco se conoce cuál es. Se sabe del derecho a la confidencialidad, pero…

Una vez difundido el anuncio del gobierno del estado y ante la falta de especificaciones sobre la situación, inmediatamente las redes sociales se llenaron de versiones, especulaciones y reclamos, que se aclararían de forma oficial ¡hasta las 8 de la mañana del día después! El video de las autoridades, critican los chismosos digitales, provocó más dudas que certezas, en un momento en que ya había suficiente inquietud y confusión por la reciente muerte de un infectado en México.

 

“SALUDABLE”

Contrario a como ya le iba y se advierte le irá al país y al estado con la crisis por el COVID-19, el secretario de Economía, Carlos Bárcena, confirmó que él anda al puro tiro. Después de que sospechara su probable contagio por sus múltiples giras, el propio funcionario descartó, en su página de Facebook, que padeciera la enfermedad.

El de San Luis, donde por cierto hay al menos siete casos positivos, comprobó con fotos y todo que un médico internista revisó su estado de salud y le diagnosticaron “un simple resfriado común”, para “tranquilidad” de quienes mantuvieron contacto con el titular de la Sezac. Ahora convendría socializar las medidas económicas que se implementarán para contrarrestar la pandemia, ante la alerta sobre todo en medianos y pequeños negocios.

 

BUEN SUSTO

Donde también hubo drama por el virus fue en la UAZ pues, como el caso de la Secretaría de Economía, circularon capturas de pantalla de fotos y comentarios de un maestro de filosofía que hace más de 15 días acudió al concierto, en el Palacio de los Deportes, donde supuestamente habría estado el primer paciente que falleció en México. Y luego el profe anduvo como si nada.

Para suerte de la máxima casa de estudios, el gobierno federal desmintió que el hombre que murió recientemente por la infección haya asistido al evento masivo. Víboras universitarias comentan que, hasta este viernes que se suspendieron actividades, el lugar más seguro para estar era el SPAUAZ, ¡por ser el más vacío! El plebiscito para la reforma estatutaria, al que se aferró el líder Pedro Martínez, fracasó con menos de 20 por ciento de participación.

 

RECUERDITOS

No se olvida. El llamado Monumento a la Corrupción, construido durante el sexenio del priísta Miguel Alonso, permanece como el recuerdo de la tragedia de la anterior administración estatal. Sorprendió que los diputados locales, pero sobre todo que también los del PRI, aprobaran una iniciativa para pedir a la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que revise, etapa por etapa, la megaobra del Centro Cultural Toma de Zacatecas, que pasó de eso a semi Bachillerato Militarizado.

Cuatro años han pasado y, de 14 observaciones, sólo se solventaron parcialmente dos. El proyecto, de más de 300 millones de pesos, embarró a funcionarios de la anterior y hasta la actual administración, como el ex secretario de Infraestructura, Francisco Ibargüengoytia. Lo malo, lamentan las serpientes de la 4T, es que el armatoste no da ni para rifa en cachitos, así que ahí seguirá.


Los comentarios están cerrados.