Reforma
Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La rehabilitación de María Elena Ríos Ortiz, saxofonista atacada con ácido el 9 de septiembre de 2019, continuará en su casa de Huajuapan de León, Oaxaca, informó su hermana Silvia Ríos.

La víctima fue dada de alta ayer del Centro Nacional de Investigación y Atención de Quemados, ubicado en la Ciudad de México, después de llegar procedente del Hospital General de Oaxaca, el pasado 13 de diciembre.

La hermana de María Elena explicó a REFORMA que las citas para ver el avance en la recuperación serán cada mes en la capital del País.

«Ahora viene en recuperación, porque obviamente su proceso era la sanación de heridas de piel descubierta, entonces a ella no le pueden hacer ningún tipo de cirugías, tiene que seguir en tratamiento, masajes, para poder entrar a cirugías», explicó vía telefónica.

«En este caso, ella viene nada más unos días, porque nuevamente sigue su rehabilitación. Tiene citas pendientes para chequeos y todo».

María Elena ha tenido una recuperación notable en las heridas provocadas por el líquido, narró su hermana.

Exhortó al Gobierno estatal a continuar con el pago de los tratamientos que la afectada necesita, así como al DIF municipal otorgar su permiso para que ella sea atendida con lo necesario en Huajuapan durante su estancia.

«Mis papás vienen contentos porque el hospital donde ella se le brindó la atención en un mes y medio pudo avanzar mucho, ya se vale por ella, ya come por ella», añadió.

Hasta el momento, la Fiscalía estatal tiene a dos hombres de una misma familia vinculados a proceso como los presuntos responsables del ataque en la región mixteca.

Asimismo, se encuentra en calidad de prófugo el ex diputado Juan Antonio Vera Carrizal, quien es señalado como presunto autor intelectual del delito.

Apenas el pasado 14 de enero, el ex legislador priista perdió una suspensión provisional que lo protegía de una orden de aprehensión, la cual se presume tiene girada en contra desde el 26 de diciembre de 2019.

Por: Óscar Uscanga


Los comentarios están cerrados.