KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM
KAREN CALDERÓN/NTRZACATECAS.COM

El Ayuntamiento de Guadalupe carece de un padrón de veladores, por lo que quienes cuidan la ciudad por las noches son dejados “por la libre” y no se les capacita para su labor; en contraste, en la capital del estado se les revisa para verificar su desempeño y que trabajen en coordinación con la policía municipal.

De acuerdo con información de la Dirección de Seguridad Pública de Guadalupe, cada colonia contrata a sus propios vigilantes, pero se desconoce el número de personas que se desempeñan en este oficio, en qué condiciones laboran y si tienen las habilidades para hacerlo.

NTR entrevistó a dos veladores de esta demarcación, quienes prefirieron que se reservara su identidad. Advirtieron que uno de los problemas más preocupantes con el que lidian es que no se les proporcionan capacitaciones y, por tanto, muchos no portan elementos o arma con qué defenderse.

Otra de las dificultades del oficio es que su salario es incierto, pues depende de las aportaciones que cada colono les da los fines de semana, cuando pasan a cobrar de casa en casa, aunque no siempre ni todos pagan. Estos trabajadores tampoco tienen acceso a prestaciones ni seguro de vida.

Además, expusieron que no hay un contacto directo con la Dirección de Seguridad Pública; sin embargo, acotaron que, con sus propios medios, hacen reportes a la corporación municipal, cuando lo consideran prudente.

Insistieron en que es complicada su labor y que incluso se han negado a trabajar en colonias consideradas focos rojos en inseguridad, como Tierra y Libertad, así como otros fraccionamientos de la zona que los han solicitado.

Según la información proporcionada por el Ayuntamiento de Guadalupe, “los veladores que prestan su servicio en las distintas colonias, donde los hay, es por acuerdo de los propios colonos quienes, según lo acordado, dan cierta cuota cada determinado tiempo; por lo regular, es cada ocho días”.

La alcaldía confirmó que estos vigilantes de la demarcación no están empadronados ni bajo régimen por parte de la dirección de seguridad y que sólo se tienen identificados “a algunos”.

En 2018, el ayuntamiento tuvo la intención de crear un padrón de quienes se dedican al oficio; el entonces secretario municipal de Gobierno, Héctor Pastor Alvarado, excusó que no hubo respuesta de los vigilantes.

A través de una ficha técnica, la dirección de seguridad informó que este año volverá a poner en marcha el empadronamiento, a fin de registrarlos y “tener un control de todos y cada uno de ellos, por motivo de controles de seguridad”.

“Una vez empadronados y concertado con los propios colonos, se les va a elaborar un gafete de identificación”, se aseguró; sin embargo, no se precisó cuándo comenzará esta acción ni con qué estándares, o si se revisará a los vigilantes.

Asimismo, se precisó que, en el caso de escuelas, la presencia de veladores es responsabilidad de la Secretaría de Educación de Zacatecas (SEZ), para que cada plantel tenga este personal para cuidar y resguardar las instalaciones.

Sin embargo, la dependencia estatal desmintió estar facultada para contratar vigilantes nocturnos, debido a que no se asigna recurso para esto, ya que se trata de personal que no está en el organigrama de las instituciones educativas.

Esta situación contrasta con la de Zacatecas. En la capital del estado, la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) tiene un padrón de 54 veladores, quienes trabajan en algunas de las 240 colonias que tiene la demarcación.

Jorge Muñoz Franco, director de la DSPM, detalló que el ayuntamiento ha investigado a cada uno de estos vigilantes, para acreditar su capacidad para la labor.

Puntualizó que los datos que se verifican, además de los oficiales como nombre y domicilio, son experiencia y sobre todo que no tengan antecedentes de delitos, entre otros puntos a tomar en cuenta.

Todos los veladores registrados en la capital deben realizar su trabajo en coordinación con la corporación de Policía de Proximidad. Muñoz Franco aclaró que, aunque se encuentran dentro de un padrón, el Municipio no da ningún pago por el servicio y éste corresponde a los colonos que lo soliciten.

 


Los comentarios están cerrados.