REFORMA
REFORMA

TAPACHULA.- Autoridades estatales y federales recorrieron hoy la zona del derrumbe registrado ayer en el Cañón del Sumidero y aseguraron que no hay riesgos a la población por lo que decidieron reabrir la navegación a las embarcaciones turísticas.

Personal de las Secretarias Estatales de Protección Civil, Medio Ambiente, Seguridad Pública; así como de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Comisión Federal de Electricidad, Comisión Nacional del Agua y Capitanía de Puerto navegaron sobre el cause del Río Grijalva y sobrevolaron a la altura del derrumbe.

Además caminaron sobre los escombros del deslizamiento, y observaron las condiciones de la pared del también Parque Nacional.

José Luis Parra Betancourt, geólogo de la Secretaría de Protección Civil de Chiapas, dijo que no hay riesgos palpables, sin embargo se emitirá un dictamen técnico más completo, y realizarán recomendaciones a las embarcaciones como el hecho de no navegar muy pegados a las paredes del Cañón.

El especialista reiteró que el fenómeno ocurrido ayer en el sitio emblemático de Chiapas es normal y se le conoce como «caído», ya que se trata de una falla geológica activa.

«Es un talud muy alto, muy vertical y tiene un área de amortiguamiento de donde está el talud hacia el río. Posteriormente hicimos el recorrido de la orilla del río hasta casi el talud, tomando las precauciones debidas porque las rocas están sueltas. Entonces, se percibe que el material pétreo quedó atorado en esa margen de amortiguamiento, que ayudó mucho los árboles y no llegó tanto material al río.

También se observa en el talud que hay un punto donde salía el agua y las (piedras) calizas que estaban ahí se afectaron y tuvieron un proceso de desintegración interna, que es carticidad, y es muy frágil. Cuando vino el caído de más arriba y lo golpeó eso fue lo que desprendió más material, y cuando llega al río el material suelto es lo que se ve como una nube, como no hay corrientes de aire ahí se queda, pero no hay riesgo de navegación para las embarcaciones y el material ya está estable», explicó.

Los derrumbes en las paredes se acentuaron en el 2014 y 2017 tras los terremotos ocurridos en esos años, además que la entidad es de las más sísmicas del País, lo que aumenta la vulnerabilidad, agregó otra fuente consultada.

Edgar Hernández
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.