ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM
ALBERTO MORONES / NTRZACATECAS.COM

El Día de los Santos Inocentes es una conmemoración que, en la actualidad, se reduce a un día para hacer bromas a amigos y familiares; sin embargo, no te imaginarías que su origen bíblico procede del genocidio de niños que ordenó el rey Herodes El Grande, para deshacerse del mesías nacido.

De acuerdo con un artículo publicado por el padre suizo Nicolás Schwizer, esta tradición se considera en la iglesia una celebración pagana–religiosa; que la biblia narra como una decisión que tomó Herodes al mandar asesinar a todos los niños menores a los dos años de Jerusalén, tras conocer a tres sabios que anunciaron iban en busca del futuro rey de los judíos.

Desconfiado y temeroso de perder su poder, el rey pidió a los tres reyes del oriente que fueran en busca del niño y volvieran para confirmar su nacimiento y su paradero para “ir a adorarlo”; acto que en el libro sagrado se describe no se realizó por los sabios, motivo por el que mandó matar a todos los pequeños.

Por esta razón, la iglesia continúa cada 28 de diciembre celebrando y recordando este suceso cercano a la natividad del niño Jesús, donde cientos de niños inocentes murieron.


Los comentarios están cerrados.