Édgar Félix
Édgar Félix

¿Y el narcotráfico apá?

 

En Zacatecas está arraigada la cultura del “no pasa nada” en materia de narcotráfico desde los cincuenta, cuando varias avionetas surtidoras de amapola aterrizaban en la Sierra Madre Occidental de esta entidad y Jalisco para dejar semilla de amapola que luego recogían para llevarla a Estados Unidos. Muchos campesinos zacatecanos se dedicaban a sembrarla y todos los funcionarios estatales, junto con el gobernador, se hacían de la vista gorda. Ya en los ochenta los asuntos eran más escandalosos y muchas toneladas de mariguana “sin coco” con venta directa en el vecino país del norte, alterada por el famoso narco Caro Quintero, quien vivía y se paseaba por las calles de Fresnillo. Las autoridades siempre estuvieron cooptadas y hasta cooperaban con las necesidades de producción de las mafias del narco, como le ocurrió a Caro Quintero cuando su moderno rancho ubicado en Villa de Cos comenzó a necesitar grandes cantidades de fertilizantes. Bastaron dos o tres llamadas al gobernador José Guadalupe Cervantes Corona y algunos funcionarios federales, por parte del narco Caro, para que el gobierno en menos de 15 días anunciara un ambicioso programa de fertilizantes para todos los campesinos de Zacatecas. Fertimex trajo toneladas y toneladas de abono, pero una gran cantidad o más de las dos terceras partes fueron a parar al rancho de Caro Quintero.

Esa historia de la “vista gorda” sigue. Hasta quieren hacer parecer que Zacatecas está ubicado en una isla donde el narcotráfico no entra nunca, pero las evidencias, los homicidios y la complicidad evidente de gobiernos municipales con las mafias deja mucho qué desear. Recientemente la masacre de cinco policías fresnillenses en el crucero de Toribio con la autopista Fresnillo–Zacatecas evidenció lo que es demasiado lógico. El grupo de desalmados conocidos como zetas han regresado paulatinamente a Zacatecas y comenzó la reconquista desde Durango. Han venido ganando terreno y ahorita ya operan tan tranquilamente como en el 2010 y 2012, cuando convirtieron a Zacatecas en la tierra de nadie y donde no había respeto a la seguridad física de las personas. Las balaceras en la capital del estado eran constantes; como ahora comienzan a serlo. Han venido ganando y “calentando” la plaza en Zacatecas mediante acciones prácticamente imperceptibles. Recordemos el hallazgo constante, desde mayo, de distribuidores de drogas asesinados en grupo y con toda la saña debida para asustar a los que quedan vivos.

La desafortunada declaración, cuando el mal llamado cualiacanazo, del gobernador Alejandro Tello Cristerna de que “blindaría” al estado como si “los malos” estuvieran afuera y no dentro de la entidad, es un ejemplo muy claro de esa política de seguridad agachona y cobarde que realiza el gobierno estatal y algunos Ayuntamientos. Zacatecas pertenece, de acuerdo al estudio denominado La Seguridad en México y la percepción social, a un extenso corredor de tráfico de drogas dominado por el grupo criminal los zetas, que se extiende desde Aguascalientes y San Luis Potosí hasta las fronteras de Coahuila y Nuevo León. Pero para las autoridades todo es una chulada y una isla de paz y tranquilidad. Si a los cinco policías fresnillenses los mataron fue porque estaban metidos en el narco, y jamás se sabrá la verdad con una investigación seria y de fondo, es la versión “mayoritaria” de estos lamentables hechos que han propagado desde las instancias de los gobiernos. Si siguen actuando con tanta irresponsabilidad y desdén hacia la seguridad estatal, no falta mucho para que comiencen a brotar varios escándalos de las “coperachas” entre algunos alcaldes y los jefes del narcotráfico del grupo de los zetas. Hay muchas sorpresas que vienen de quienes han operado con el narco porque Estados Unidos quiere limpiar la casa de su vecino. Así que en Zacatecas pasarán muchas cosas y escándalos en los próximos días.

 

Cocciones:

 

Arturo Nahle. Si no hay mayor sorpresa ni cartas embrujadas, Arturo Nahle García será el próximo presidente del Tribunal Superior de Justicia el próximo viernes 31 de enero de 2020. Carlos Villegas y Evelia Ramírez dicen tener cartas para jugar, pero francamente, a pesar de sus excelentes currículum, tienen muy poco con qué competir.

Guisado de un chile. Fuego templado.

 

Miguel Alonso Reyes. El ex gobernador se echa un rosario todos los días, pero de estas denuncias: enriquecimiento ilícito, lavado de dinero, uso indebido de funciones, abuso de autoridad, cohecho, peculado, tráfico de influencias y negociaciones ilícitas. Toda una fichita.

Caldo sin tuétanos. Ya se quemó.

 

Chicago. El nuevo vuelo de Zacatecas a Chicago es para los migrantes que van y vienen a las fiestas navideñas. Una vez que pasen las fiestas el vuelo se desactivará. Bien por estas propuestas que ayudan a mejorar la comunicación con nuestros emigrantes.

Pavo decembrino de Chicago. Llama viva.


Los comentarios están cerrados.