Agencia Reforma / ntrzacatecas.com
Agencia Reforma / ntrzacatecas.com

Cd. de México, México 22-Oct-2019 .-El novillero José María Mendoza toreó fracturado el domingo a su segundo novillo en la México tras el fortísimo revolcón que sufrió cuando intentaba hacer un quite con el capote.

El astado de Fernando Lomelí le dio una voltereta y luego le «bailó un zapateado» al joven torero capitalino.

En una de las patadas que le dio el astado le ocasionó la fractura en la mano derecha.

«Hubo una fractura distal del radio, me dijo el médico. Me duele todo el cuerpo, pero lo que más me duele es que el novillo se me haya ido vivo al corral al no poderlo matar debido a la fractura que traía en la mano, aunque quiero que quede claro que no lo tomo como pretexto.

«Se me fue vivo el novillo y asumo las consecuencias, aunque el público respondió bien», contó, maltrecho, Mendoza.

Fue de una patada, cuando estaba en la arena el novillero, que se suscitó la fractura.

«Es la primera lesión de consideración en mi carrera, pero son gajes del oficio», reconoció José María Mendoza.

«Me dolía mucho la mano, no quise irme a la enfermería aunque no aguantaba la muleta, por ello casi toda la faena fue por el lado izquierdo. Una oportunidad en la Plaza México no se da todos los días», dijo Mendoza quien en la temporada actuó tres ocasiones y en dos de ellas cortó una oreja.

Mendoza tiene un compromiso el 22 de noviembre en el Cortijo Salitrillo en Querétaro y, lógicamente, el joven quiere reaparecer.

«Esa es mi intención, el médico me dice que son cuatro semanas inmóvil y dos de rehabilitación. Yo espero poder torear justo dentro de un mes ese compromiso», afirmó.

La temporada de novilladas en la Plaza México tendrá su penúltimo festejo este viernes a las 20:00 horas con la actuación de José Sainz, Sebastián Ibelles y Jusef Hernández Medina, con novillos de Caparica.


Los comentarios están cerrados.