CUQUIS HERNÁNDEZ | NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ | NTRZACATECAS.COM

Y aquello estaba a reventar. Gema Mercado Sánchez, secretaria de Educación, cargó ¡hasta con el perico! para ir a comparecer ante los diputados con motivo de la Glosa del informe gubernamental.

El reducido espacio del vestíbulo del Congreso fue rebasado por el “acarreo” de funcionarios, que ocuparon cuanta silla les pusieron para sentarse.

La sesión se había programado para las 9:45. Una hora después, el diputado presidente de la mesa directiva, Pedro Martínez, llamó al orden y pidió el pase de lista, aunque sin mucha prisa para ver si llegaban más diputados.

Los 15 legisladores que había en el pleno no fueron suficientes para declarar quórum legal.

Casi corriendo llegó Héctor Menchaca, pero Martínez ya no se detuvo; acababa de suspender la sesión en la que la secretaria de Educación se había esmerado por llegar bien arropada, aunque afirmó después que los presentes quisieron acompañarla. “Miedo, ¿quizá?”, comentó algún malora en la sala.

Más tarde, vía Facebook, la funcionaria lamentó la inasistencia de los diputados y les dijo que no saben lidiar con un diálogo honesto y de respeto a la legalidad.

Advirtió que, como los extorsionadores, “querían sacar cosas por la fuerza bruta, pero con ella, dijo, no ocurrirá” y por ello, enfatizó, “con el miedo que me tengan basta”.

Afuera, antes de conocer el final, el ambiente se calentaba no solo por el sol, sino por la presencia de un grupo de maestros de educación física que pretendían manifestarse de manera pacífica, y por un contingente de alumnos de la Casa del Estudiante Francisco García Salinas que llegó después de declararse la falta de quórum.

Adentro, las cosas también estaban calientes, casi sofocantes, y permanecer ahí se tornaba por momentos difícil, ante los humores mezclados de la gente. Aquello parecía un pequeño infiernito, aunque la buena o mala noticia fuera que la sesión se cancelaba y se pasaba para el lunes a la misma hora.

Solo 15 diputados.

Una vez suspendida la reunión, los reporteros corrieron a entrevistar a Pedro Martínez, quien lamentó que aunque los legisladores estuvieran en el Congreso, hayan permanecido en sus oficinas. La cancelación se debió también para obligarlos en cierta medida a ser puntuales, ¡¿pos cuándo han sidooo?!

Alma Dávila Luévano estuvo desde temprano en el recinto, aunque afuera dialogaba con maestros, pero no entró para decir presente. Pedro Martínez dijo que cinco diputados justificaron su inasistencia.

Del lado izquierdo, dos maestros cargaban una manta de color amarillo en el que hablaban de Gema: “No más abusos ¡regularízanos ya! Educación Física Estatal, el derecho nos asiste”.

Del lado derecho otros dos portaban una blanca, que hablaba de la Ley General del Sistema para la Carrera de los Maestros; salieron antes de que iniciara todo.

Al declarar que no había quórum legal, adentro se volvió a respirar aire fresco.

Pedro Martínez declaraba que no estaba de acuerdo con las formas; dijo que el formato de la Glosa se debe replantear, “pero lo que no podemos admitir es que no asistan”.

Entre los funcionarios de la Secretaría de Educación estaba la maestra Judit Guerrero. Fiel a su forma de ser comentó: “habíamos de ponerles un cuete, ¿verdad?”.

Luego apareció Gema Mercado, dispuesta a dar entrevista sobre lo ocurrido. Y lamentó que la sesión se haya suspendido, “sí me parece una falta de seriedad”, porque ella vino a cumplir con su obligación, además porque es una oportunidad de tener comunicación.

Y así se quedaron todas las galletas, el té y el café que humeaba en la cafetera eléctrica, y los cacahuates y los arándanos picositos que fueron concentrados en la mesa de servicio para ver si entre los todavía presentes se los acababan, ya que todo se había dispuesto para su consumo.

En tanto, afuera, sin siquiera darse por enterados, los estudiantes de la Federación Nacional de Estudiantes Revolucionarios Rafael Ramírez (FNERRR), en voz del líder, advertían que ahí se iban a quedar hasta que saliera Gema.

En varias pancartas alegaban que seguían en pie de lucha y enumeraban un listado de necesidades incumplidas desde hace un año. Al saber que la secretaria se había ido, emprendieron marcha, enfilados, y con la banda de guerra por delante, hacia la Plaza de Armas con una pequeña manifestación y baile para luego retirarse.

La historia continuará…

COLUMNA: CRÓNICA PARLAMENTARIA

AUTORA: Cuquis Hernández

CABEZA: ¿Quién le tuvo miedo a quién?


Los comentarios están cerrados.