*Pedro de León Mojarro
*Pedro de León Mojarro

El pasado domingo, se llevaron a cabo las cuatro asambleas distritales de Morena para elegir 40 consejeros, quienes serán los que decidirán en el mes de noviembre la dirigencia estatal del partido.

Morena, como todos sabemos, más que un partido, tal como su nombre lo indica, surgió como “Movimiento de Regeneración Nacional” con un líder único indiscutible que ahora es Presidente de la República.

Su crecimiento fue exponencial y en tan sólo cuatro años se convirtió en la fuerza mayoritaria, dejando prácticamente en la inanición a los otrora “tres partidos grandes”

El reto de Morena poco se ha alcanzado a comprender desde su militancia, siguen perdidos en disputas internas, comenzando por su dirigente nacional, Yeidckol Polevnsky, frente a la enorme responsabilidad que tienen ahora con la presidencia de la República, siete gubernaturas; mayoría en 22 Congresos Estatales y gobierna un buen número de presidencias municipales.

Una enorme responsabilidad, ante la enorme expectativa ciudadana; frente a la corrupción desbordada y una inseguridad cada vez más lacerante, que no se ve para cuando, ya no se diga termine, sino comience a ceder frente a los cuerpos de seguridad creados exprofeso como la misma GUARDIA NACIONAL.

En 1999 siendo Ricardo Monreal el Gobernador electo y Andrés Manuel López Obrador Presidente nacional del PRD, el suscrito fue electo presidente estatal de ese partido con la oposición de un grupo de compañeros que no llegaba a diez autodenominados los “históricos” que se oponían a la dirigencia electa del partido; enterado AMLO me preguntó “ y tú crees que eso le estorbe a Ricardo para gobernar” a lo que le conteste “sí por supuesto y yo agregaría –le dije– no aspiro a ayudarle a Ricardo desde el partido, aspiro a no estorbarle”.

En la actualidad Morena, además de no estorbarle al presidente con sus disputas internas, incuestionablemente debe de plantearse ayudarle en todo lo que sea posible frente al noble propósito de lograr la 4T del país.

Ideal que se sustenta en tres pilares fundamentales: Abatir la corrupción, enfrentar la inseguridad, y avanzar en la justicia social y el desarrollo del país. Esos son los retos que no se deben de perder de vista desde la militancia.

Pasando a la elección a aquí en zacatecas, dos asambleas (Fresnillo y Jerez) se desarrollaron con normalidad; en Guadalupe inteligentemente fue suspendida la asamblea al no haber condiciones para su desarrollo, y Zacatecas debió hacer lo mismo, no se podía hacer la asamblea con 2000 presuntos afiliados que no pudieron entrar, lo que lamentablemente provocó disturbios.

Dos asambleas que seguramente se reprogramarán para lograr la elección de los 20 consejeros faltantes, y con éstos concluir el proceso electoral en Zacatecas. Es deseable que con la lección del domingo pasado y poniendo los enormes retos por delante, logren sacarlas con la necesaria normalidad democrática a la que el ahora partido mayoritario está obligado, frente a su responsabilidad y el vacío de poder que prevalece en el Estado.

En Morena, como en todos los partidos, ni todos son tan buenos, ni todos son tan malos; pero eso sí, todos son corresponsables y están obligados a predicar con el ejemplo para que no se haga lo que tanto criticaron siendo oposición. En resumen, se trataría de “Marcar la diferencia” frente a la descomposición y deterioro generalizado de la partidocracia mexicana.

*Coordinador Estatal del Movimiento Nacional Ruta 5

Twitter: @Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx

 


Los comentarios están cerrados.