FRANZELY REYNA/NTRZACATECAS.COM
FRANZELY REYNA/NTRZACATECAS.COM

El costo de la congestión vehicular en la zona que comprende Zacatecas y Guadalupe asciende a casi 305 millones de pesos al año, con uno de los índices de tráfico promedio más alto en México.

Estos son los resultados a nivel local del estudio El costo de la congestión: vida y recursos perdidos, publicado por primera vez por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en septiembre.

De acuerdo con la investigación, que integra a 32 principales ciudades del país y se basa en datos de la plataforma SinTráfico, el aglomerado tránsito representa un gasto de 94 mil millones de pesos a nivel nacional y 100 horas perdidas per cápita: 11 días de vacaciones adicionales al año.

La organización ciudadana criticó que no se midan los efectos de la congestión vehicular, por lo que “los habitantes pagan los altos costos que genera este problema, provocado por la falta de políticas e inversión para garantizar mejores servicios de transporte público”.

Aunque se ubicó en el lugar 25 de la lista general, Zacatecas destacó de entre las ciudades con menor número de habitantes, pero con mayor tráfico, al alcanzar un costo de 188 millones 365 mil 739 pesos por transporte público y 116 millones 395 mil 406 pesos por automóviles.

Esto significa un costo de 304 millones 761 mil 145 pesos: mil 826 pesos por persona; sin embargo, se calcula que esta cifra aumentaría a 2 mil 728 pesos, en el caso de quienes viajan en transporte público, y bajaría hasta mil 677 pesos para quienes usan coche.

Además, en total, la población gasta 32 millones 103 mil 247 horas al año en traslados, que se traduce en 49.98 horas per cápita de desperdicio por tránsito ineficiente; es decir que, bajo estas condiciones, los zacatecanos pierden más de dos días cada año en movilidad.

Ese tiempo equivaldría a ver 33 películas, leer 12 libros, presenciar 33 partidos de futbol, correr 50 carreras de 10 kilómetros o tomar cuatro cursos en línea. Sin embargo, hay diferencias entre los sectores: 41.79 horas para los conductores y 70.07 para usuarios del servicio público.

Expertos del IMCO puntualizaron que los altos costos del congestionamiento vehicular y la falta de acciones gubernamentales para contrarrestarlo derivan en desigualdad para los ciudadanos, pues quienes usan el transporte público gastan más dinero y más tiempo en trasladarse.

Se enfatiza que los gobiernos estatales no destinan recursos en la misma proporción, pues para el uso de automotores se invierte 47 por ciento del presupuesto asignado a movilidad, en promedio, pese a que los habitantes que usan este medio representan únicamente 25 por ciento del total.

En contraste, “para el transporte público sólo se destina 1.2 por ciento del presupuesto asignado a movilidad”, pero este servicio “es usado por 39 por ciento de la población”, que paga 73 por ciento de los costos totales del tránsito ineficiente.

“Una población próspera y productiva requiere ciudades que prioricen a las personas y no a los autos”, concluyó el IMCO, que subrayó la importancia de que los gobiernos de los estados inviertan en transporte público e infraestructura para movilidad no motorizada.

Entre las propuestas también se incluye desincentivar el uso del automóvil a través de impuestos y aumentos en los precios de las gasolinas, así como mejorar el uso del espacio público, fomentar el crecimiento urbano compacto, construir en zonas centrales y promover el uso regulado de opciones alternativas de movilidad.

En Zacatecas, aún no existe una política pública vigente e integral que disminuya los costos económicos y de tiempo que se genera al usar transporte urbano o vehículos particulares, pues el nuevo sistema de transporte público, gestado desde 2012 y denominado Platabus, sigue como proyecto.

NOTA RECUADRO:

DÍA MUNDIAL SIN AUTO

En 2018 se celebró por primera vez en México, de manera oficial, el Día Mundial Sin Auto, fecha que tiene como objetivo promover los medios alternativos de movilidad y reflexionar sobre el uso, abuso e impacto de los automotores en las ciudades.

“Durante un día las calles son tomadas por peatones, quienes se movilizan a pie, en bicicleta o transporte público para disfrutar una ciudad más humana”, afirma Greenpeace sobre la celebración.

Según esta organización, la primera manifestación para incentivar el uso de alternativas que no dependieran de los combustibles fósiles se dio en la crisis petrolera de 1973, que obligó a tomar medidas para contrarrestar el impacto del desabasto.

Fue hasta 1994 que se organizaron las jornadas sin automóvil y en 1998 se estableció el 22 de septiembre como el Día Mundial Sin Auto (DMSA), en el marco de la Semana de la Movilidad; las primeras en unirse fueron La Rochelle en Francia, Reikiavik en Islandia y Bath en Inglaterra.

En Latinoamérica, en Bogotá y Medellín, Colombia, se prohíbe la circulación de automóviles particulares este día, desde 2000, y aunque México se sumó desde 2014, el 11 de mayo de 2018 se oficializó la fecha en el Diario Oficial de la Federación.


Los comentarios están cerrados.