CUQUIS HERNÁNDEZ
CUQUIS HERNÁNDEZ

A río revuelto… informan

Se le llegó la hora al Poder Legislativo, único organismo que no informaba sobre sus actividades conjuntas hasta ahora, de dar a conocer sus quehaceres como asamblea, con lo que esta Legislatura, la 63, presume, hará historia, ya que hasta ahora, lo único que hacía cada diputado era rendir su informe de labores ante la gente conglomerada en su distrito electoral.

Este domingo, antesala del máximo festejo de los mexicanos, por el 209 aniversario de la Independencia, los diputados madrugaron para sesionar. Pedro Martínez, presidente en turno de la mesa directiva del Congreso, se hizo acompañar en el máximo estrado del recinto legislativo, del gobernador Alejandro Tello Cristerna y de Armando Ávalos Arellano, magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, para dar a conocer, de manera escueta, el informe del primer año de ejercicio constitucional, conformado por 12 sesiones ordinarias en las que presentaron los diputados 19 iniciativas, pactaron 15 puntos de acuerdo, además de remitir 32 asuntos a comisiones legislativas y hacer 43 participaciones en tribuna y se enfocó a resaltar sobremanera su discurso político.

Con la presencia en el edificio del General de Brigada Diplomado de Estado Mayor, Rogelio Castellanos Franco, comandante de la Décimo Primera Zona Militar, así como integrantes de los ayuntamientos, consejeros y comisionados y organismos autónomos, según resaltó Pedro Martínez, expresó que ya no hay marcha atrás en la rendición de cuentas, en la transparencia y que el gobierno abierto no admite ni sesgos ni dobleces o simulaciones y ahí sí, la apertura va para todos, incluido el parlamento, ya que Zacatecas es una sociedad participativa y que exige, aunque históricamente los diputados le han quedado mal al pueblo como sus representantes, ante su falta de compromiso, responsabilidad, incluso preparación legislativa para cumplir las grandes expectativas que de ellos se esperan, y sobre todo, que se han caracterizado, al menos en legislaturas pasadas, por su irrespeto a su trabajo y ante todo, su productividad.

Eso sí, destacados por los jugosos sueldazos que se llevan a la bolsa, “bonitos” extras de unos y de otros, resaltando los de cada diciembre, además de abultar, por compromisos políticos, la nómina en cada nuevo trienio.

Por el lado político, Pedro Martínez dio un discurso cargado de muy buenas intenciones, en el que enumeró las distintas fases del proceso legislativo, desde lo individual y como asamblea. Sus posturas, dijo, sus posicionamientos, debates, discusiones y votaciones, que por cierto siguen dando mucho de qué hablar, porque pasa lo de siempre: se convierten en “tapaderas” para que las cuentas que presentan los poderes Ejecutivo y Judicial, sean realmente claras.

Martínez se pronunció por un sí a la apertura de la presente legislatura, a la liberación de ataduras, a la inclusión y a la rendición de cuentas efectiva, oportuna y confiable, porque Zacatecas ha cambiado, reconoció, y por ello les corresponde la responsabilidad de cuidar la institucionalidad histórica y la legalidad.

En un domingo por demás apacible en la ciudad, y en un ambiente festivo de por sí, el presidente del Congreso afirmó que tienen la intención de cambiar la percepción social del diputado, aunque esa gran intención lleve años en la pelea. Ello se logra, consideró el legislador, paso a paso, “partiendo del convencimiento personal y de que la investidura es una convicción que se construye con compromiso y vocación de servicio, con capacidad y trabajo permanente”, ingredientes que permiten la construcción de la democracia, aunque aceptó, no haya sido hasta ahora, un camino aterciopelado.

La ceremonia del primer informe legislativo duró poco, y no faltó la diputada despistada que casi al final solicitara registrar su asistencia a esta 17 sesión solemne.

El día terminó con una manifestación en la explanada, ya cerradas las puertas del Congreso hacia la 1 de la tarde, como parte de la marcha que se realiza a nivel nacional, por  simpatizantes del Congreso Nacional Ciudadano, que defiende las bases de la sociedad mexicana, como el valor de la familia, el derecho a la vida, la identidad de su fe, la libertad, la justicia, y no permitir la perversión que llegue a convertir México en “Sodoma y Gomorra”.

 


Los comentarios están cerrados.