*Pedro de León Mojarro
*Pedro de León Mojarro

Como en todos los informes, los gobernantes tratan de lucir al máximo los datos que presentan. El comportamiento de los gobiernos sexenales marca el tercer año como el punto más alto en materia de resultados sobre los dos ejes básicos de todo Gobierno: la gobernabilidad y la administración pública, incluyendo en ésta las obras de infraestructura que caracterizan al gobernante.

En los tiempos actuales la gobernabilidad tiene un componente fundamental que es el combate a la delincuencia y a la inseguridad. Es ahí en donde más ha quedado a deber el gobierno de Alejandro Tello.

Remitiéndonos a las intervenciones de los diputados representantes de las distintas fracciones partidarias en el acto del tercer informe, fueron en general obsequiosas.

El diputado Juan Mendoza representante del PRD se salió por la tangente criticando irreflexivamente al gobierno federal y poniéndose a la disposición del gobernador. No es por ser mal pensando, pero me temo que eso tuvo un costo para el erario del estado.

La mejor intervención, sin dejar de ser obsequiosa, fue la del diputado Javier Calzada, quien elogió algunos de los proyectos impulsados por el gobierno estatal, sin dejar de poner el dedo en la llaga sobre la triste y lamentable realidad en materia de inseguridad, donde Zacatecas se ubica en  segundo lugar nacional, en materia de homicidios, secuestro y extorsión, al nivel de los estados con mayor violencia como  Tamaulipas y  Veracruz, según lo expresó.

Efectivamente, como permanentemente lo hemos comentado ante varios presidentes municipales, podrán hacer las obras materiales que quieran del costo que sea, pero si no hay indicadores claros de abatimiento a la inseguridad en que vivimos, de nada servirán los millones o miles de millones que anuncien en distintos programas.

Lo mismo sucede con el gobierno estatal, éste con mayor responsabilidad por supuesto. No obstante haberse comprometido, en su “Contrato con Zacatecas” el gobierno del estado ha dejado mucho a deber en materia de prevención y combate al delito; la realidad no miente, ahí están los resultados día con día; en materia de inseguridad y prevención del delito, triste y lamentablemente los índices delictivos no bajan.

Eso obedece, como bien lo expresaron varias diputados, a que durante 3 años, no ha habido una estrategia y una convocatoria para enfrentar entre gobierno y sociedad los índices delictivos que tanto entristecen y enlutan a muchas familias del estado y sus municipios.

Somos varios los que hemos insistido y reclamado la insensibilidad del gobierno estatal, ante la falta de una convocatoria y una propuesta para hacer frente a los lamentables hechos de violencia que indudablemente trastocan la gobernabilidad municipal y por supuesto estatal.

Como pudimos percatarnos hasta el cansancio, pasaron tres meses promocionando a los artistas de la feria en periódicos, revistas, espectaculares, pero la prevención del delito no mereció un solo mensaje.

En conclusión, por más esfuerzos que haga el gobernador por aparentar un gobierno con resultados, mientras no haya, y creo que ya no hubo, para mal de los zacatecanos, una estrategia unitaria para enfrentar la delincuencia y la inseguridad, el gobierno pasará a la historia como un gobierno mediocre e incapaz  de dar resultados en lo que más le duele a la sociedad.

Lamento decirlo, pero esto también aplica para los presidentes municipales, sobre todo de los municipios más grandes del estado. Es increíble que no haya una estrategia común en el corredor Fresnillo–Calera–Zacatecas–Guadalupe que representa el 40 por ciento de la población.

 

 

*Coordinador Estatal del Movimiento Nacional Ruta 5

Twitter: @Pdeleonm

Sitio Web: www.pedrodeleon.mx

 


Los comentarios están cerrados.